Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mancha de la erupción volcánica roza la costa de El Hierro

Las manchas, primer signo visible de la erupción submarina, emergieron sobre el mar el pasado miércoles, al sur de la localidad de La Restinga

La mancha procedente de la erupción submarina al sur de El Hierro ha rozado esta tarde la costa sur de la isla, arrastrada hasta allí por la marea. Según un testimonio del guardia forestal Juan Carlos Hernández Cabrera, que vigila los montes desde una torre, la mancha tocó la costa hacia las tres de la tarde, hora local. La información pudo ser confirmada por otras fuentes, aunque a estas horas ni el Cabildo ni el Gobierno de Canarias se han pronunciado sobre este asunto.

Las manchas, primer signo visible de la erupción submarina, emergieron sobre el mar el pasado miércoles, al sur de la localidad de La Restinga, la más meridional de España. En conversación telefónica con EL PAÍS, el catedrático de Zoología y Oceanografía de la Universidad de La Laguna, Alberto Brito, aseguró que, en principio, "la erupción solo sería perjudicial para la fauna a muy corto plazo, pero que esta se recuperaría con el tiempo".

Hay que recordar que la mancha está situada sobre la reserva marina de La Restinga, una zona de rica biodiversidad y particularmente bien conservada. Un lugar único donde conviven especies tropicales con otras más características de mares templados. "Hay poblaciones de cetáceos que viven ahí de forma permanente, como el delfín mular, dos poblaciones estables de zifios, langostas herreñas, de vez en cuando tiburones ballena y un fondo hermoso poco erosionado con corales negros", relata Brito.

Mientras, la isla empieza a sufrir económicamente los efectos de una erupción que, como es lógico, tiene un efecto disuasorio sobre los turistas. El Cabildo Insular no ha dado todavía datos globales de descenso de la actividad, pero la depresión de unos empresarios golpeados ya por la crisis general se respira en todas las esquinas de la isla.

Una de las consecuencias más negativas es el cierre del túnel de Los Roquillos, que une en solo diez minutos la capital, Valverde, donde está el aeropuerto y el puerto de la isla, con el municipio de La Frontera, el motor económico de la isla. Ahora, la alternativa ahora es recorrer durante tres cuartos de hora una serpenteante carretera de montaña.