Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos jóvenes muertos y otro en estado grave tras una fiesta 'rave' en Getafe

Los análisis de sangre del hospitalizado muestran restos de 'speed', alcohol y estramonio, un sedante y alucinógeno de origen vegetal.- Hay otras dos personas que supuestamente participaron en la fiesta en paradero desconocido

La Policía Nacional investiga la muerte de dos jóvenes de 18 años cuyos cuerpos fueron hallados en sendos caminos rurales en el término municipal de Getafe. Un tercero, de 20, se encuentra ingresado en el hospital universitario de esta localidad en estado grave tras ser trasladado allí por dos personas que abandonaron el lugar y cuyo paradero se desconoce.

De acuerdo con las primeras indagaciones policiales, los tres jóvenes pertenecen a un grupo de amigos que participó el pasado sábado en una fiesta rave en un edificio abandonado conocido como el Monasterio de la Aldehuela, en Perales del Río, escenario habitual de celebraciones de este tipo. Un amigo interrogado por los agentes ha declarado que habían tomado drogas "en dosis excesivas".

Los análisis de sangre del joven hospitalizado, cuyo nombre responde a las iniciales A. L. G., muestran restos de alcohol, speed (droga basada en la anfetamina) y estramonio, planta de efectos sedantes y alucinógenos cuyo principal componente, la atropina, es una droga empleada en diversos medicamentos.

Ayer sobre las 17.00, una pareja que se dirigía en coche a la piscina de Perales se topó en un camino con uno de los fallecidos, de iniciales P. E. L., visiblemente eufórico, con el que intercambiaron unas palabras al constatar su estado de alteración. Según fuentes policiales, el joven les pidió que le dejaran en paz y la pareja prosiguió su camino. Al volver, una hora y media después, encontraron al joven inconsciente y avisaron al 112. Cuando llegaron al lugar agentes de policía y una UVI del SUMMA, ya había fallecido.

Dos horas después de este episodio, alertados por la policía de Getafe del anterior hallazgo, agentes del Seprona de la Guardia Civil encontraron en otro camino situado a cuatro kilómetros el cadáver de A. O. G, de 18 años.

Fuentes del Ayuntamiento de Getafe han explicado a EL PAÍS que los dos jóvenes fallecidos habían protagonizado poco antes de su muerte una refriega en un bar de Perales del Río en el que entraron en busca de tabaco. Al parecer, se enzarzaron en un enfrentamiento verbal con clientes del establecimiento, que decidieron llamar a la policía. Cuando los agentes llegaron, los jóvenes ya se habían ido pero sí coincidieron con los padres de uno de los dos, que habían ido en busca de su hijo al no tener noticias de él desde el sábado.

Las primeras indagaciones han llevado a los agentes a descartar que en las muertes de los dos jóvenes, residentes en el barrio de la Elipa y en Moratalaz, haya indicios de delito, según informan fuentes de la investigación.