Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez archiva la denuncia de un indignado contra la policía por malos tratos

El auto remite al informe del forense que rechaza la presencia de lesiones

El titular del Juzgado de Instrucción número 36 de Madrid ha archivado esta mañana la denuncia de malos tratos de Alexander A. F. -un participante del movimiento 15-M- contra los cuatro agentes de la policía nacional que le arrestaron el pasado 4 de agosto cuando intentaba acceder a la Puerta del Sol.

El magistrado concluye que el delito denunciado "no está debidamente justificado" ya que el informe del médico forense asegura que no hay lesión alguna y argumenta que dos de los agentes acusados ni siquiera participaron en la detención sino que fueron los encargados de redactar el atestado. "No han intervenido en el comienzo, ni en la detención, ni existe dato objetivo alguno, que pueda poner en duda su adecuada participación", señala el auto.

La Brigada Provincial de Información, asimismo, denunció al indignado, un ciudadano hondureño que, según la versión de los agentes, fue detenido presuntamente después de rajar con una navaja las ruedas de un vehículo de las fuerzas de seguridad del Estado. Los sindicatos policiales afirman que el detenido tiene ocho antecedentes penales por robo con violencia, daños y atentado a la autoridad,

La sentencia imputa a Alexander, que quedó en libertad tras comparecer ante el juez, una falta por los daños causados en el coche, estimados en menos de 400 euros.

El portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito, ha acudido hoy a los juzgados de plaza de Castilla para criticar la actitud de los integrantes del movimiento 15-M. "Coger los números de los agentes y luego denunciarles por malos tratos es una estrategia claramente diseñada", ha dicho.

Por su parte, la comisión de legal de acampada Sol ha anunciado que presentarán una decena de denuncias por la carga policial que el pasado jueves se produjo a las puertas de la sede del Ministerio del Interior.