Prohibidos los actos de homenaje al preso más antiguo de ETA por su libertad

José María Sagardui Moja, 'Gatza', sale este miércoles de prisión tras casi 31 años

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha prohibido dos actos de homenaje al preso de ETA José María Sagarduy Moja previstos para este miércoles en la capital jienense y para el próximo sábado en la localidad vizcaína de Amorebieta. Gatza saldrá este miércoles de la cárcel de Jaén después de permanecer casi 30 años y nueve meses entre rejas, unos años que le han convertido en el preso más antiguo de la banda terrorista.

Fuentes jurídicas han precisado que el magistrado, que se encuentra de guardia esta semana, ha adoptado esta decisión a instancias de la asociación Voces contra el Terrorismo que el lunes solicitó a la Audiencia Nacional la prohibición del homenaje previsto a las puertas de la cárcel de Jaén para cuando el terrorista salga de prisión. La asociación que preside José Alcaraz ha anunciado que se concentrará ante la puerta de la cárcel de Jaén para intentar evitar que se produzca el homenaje prohibido.

Precisamente, el departamento vasco de Interior prohibió este martes dos actos convocados en la miasma localidad de Amorebieta al percibir "diferentes evidencias" de que con ellos se pretendía rendir homenaje a Gatza. El primero de los actos consistía en una manifestación que se iba a celebrar la misma tarde bajo el lema Acto contra la cadena perpetua. El segundo era una concentración, con el lema No a la pena de cárcel para toda la vida, prevista en este caso para el sábado.

Gatza es todo un símbolo entre los reclusos etarras por su larga estancia en prisión y ha sido objeto de numerosos homenajes por parte de colectivos de apoyo a los presos. Nacido en 1958, fue encarcelado con solo 22 años y queda en libertad a pocos días de cumplir 53. Fue condenado por la Audiencia Nacional a casi siete décadas de internamiento por su participación en varios atentados a finales de la década de los setenta, entre los que destacan los asesinatos de Juan Cruz Hurtado y José María Arrizabalaga.