Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amedo reitera que la decisión de crear los GAL fue de Felipe González

El ex policía ha declarado en el juicio contra Miguel Planchuelo por haber sufragado la contratación de mercenarios portugueses que tirotearon dos bares en el sur de Francia

El expolicía José Amedo ha asegurado hoy que "jamás un mando policial habría ordenado atentados" y ha sostenido que la decisión de crear los GAL partió del expresidente del Gobierno Felipe González, y que contó para ello "con la anuencia" de cargos políticos del PSOE como Ramón Jáuregui y Txiki Benegas. Así lo ha manifestado Amedo en su declaración como testigo en el juicio al exjefe superior de Policía de Bilbao Miguel Planchuelo, que se enfrenta a una petición de la acusación popular de 114 años de cárcel por los atentados en los bares Batzoki y La Consolation en el sur de Francia en 1986 en los que resultaron heridas seis personas.

Amedo ha señalado a González, al exministro del Interior José Barrionuevo y al exsecretario de Estado de Seguridad Julián Sancristóbal como creadores de los GAL, y ha afirmado que contaron con el consentimiento de el exsecretario general de los socialistas vizcaínos Ricardo García Damborenea y otros cargos del PSE como Txiki Benegas o Ramón Jáuregui para atentar en Francia, una acusación que Amedo ha mantenido en otras ocasiones

Miguel Planchuelo ha negado esta mañana haber financiado la contratación de tres mercenarios portugueses para que atentaran contra los bares Batxoki y La Consolation , ambos en el País Vasco francés, en 1986. Planchuelo de 70 años de edad y que fue condenado en 1998 a nueve años y medio de cárcel por participar en el secuestro por los GAL de Segundo Marey, se enfrenta a la petición de 114 años de prisión de la acusación Acción Popular.

La Audiencia Nacional juzga desde esta mañana a Planchuelo por haber sufragado los atentados contra los dos bares franceses. El 8 de febrero de 1986, los tres sicarios, Paolo Figuereido Fontes, Rogelio Fernandi Carvalho da Silva y Jorge Ferreira Cisneros, ametrallaron el bar Batxoki de Bayona, causando cinco heridos graves, entre ellos dos niñas. Cuatro días después atentaron de nuevo, esta vez contra el bar La Consolation de San Juan de Luz. En el tiroteo resultó herido el etarra Juan Ramón Basañez.

Planchuelo ha negado que tuviera conocimiento de que se fueran a cometer los atentados, "me enteré por lam prensa", ha dicho, y que los financiara. Según su declaración él no se preocupaba de revisar los gastos ya que tenía a su órdenes a otros funcionarios encargados de esa actividad.

Tampoco ha admitido tener constancia de que Amedo y Domínguez viajaran a Lisboa para contratar a los mercenarios y trasladarlos hasta Bilbao. Según el expolicía, quien autorizó el desplazamiento fue el exdirector de la Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal, y la finalidad, según explicó entonces Amedo, era la de entrevistarse con un informador que les iba a hablar de una venta de armas a ETA. Una entrevista que "resultó un fiasco, no dio resultado".

Planchuelo también ha insistido en que ese viaje no se sufragó con fondos reservados y que únicamente se abonaron las dietas. Ha negado, asimismo, que él autorizara a Amedo a proporcionar a uno de los mercenarios un documento de identidad español.

Planchuelo no ha sido el único en declarar. También lo ha hecho el propio Amedo y está previsto que Domínguez también comparezca ante el magistrado magistrado Alfonso Guevara.