El presidente abre la vía a la sucesión

Zapatero: "No voy a ser candidato en las próximas elecciones generales"

El presidente a los suyos en su alegato final: "El PP me ha dado; ahora yo daré al PP".- "Hemos podido cometer errores, pero hemos dado la cara en todo momento. Nos estamos dejando la piel en la batalla diaria de la crisis", ha señalado el presidente en el comité federal tras anunciar su decisión.- El PSOE abrirá el proceso de primarias tras el 22-M

Cuando se cumplían 30 minutos del discurso de Zapatero ante el Comité Federal del PSOE ha saltado la noticia más esperada: "No voy a ser candidato en las próximas elecciones generales". José Luis Rodríguez Zapatero ha dicho que no desea que haya más especulaciones sobre su futuro. "Seguro que no es fácil acertar y he pensado que lo mejor era hacerlo ahora para poner fin a una incertidumbre que podía perjudicar a las reformas y a la creación de empleo. Vamos a seguir respetando los tiempos y los procedimientos", ha indicado el secretario general del PSOE.

Zapatero había comenzado su intervención hablando de la economía europea y de la crisis económica. "Hemos podido cometer errores, pero hemos dado la cara en todo momento. Nos estamos dejando la piel en la batalla diaria de la crisis", ha subrayado, para ensalzar posteriormente la labor de los socialistas respecto al Estado del bienestar. Zapatero ha hecho referencia a que se han "mantenido a salvo las políticas sociales pese a la dureza de la crisis", y ha subrayado la ley de dependencia como uno de los hitos sociales de sus dos legislaturas.

"Sé que seguiré contando con vuestra confianza". "Abordo con tranquilidad mi posición sobre la candidatura a las generales. Lo voy a hacer aquí, donde siempre pensé que debía", ha asegurado Zapatero, en alusión a la esperada convocatoria de este comité federal, el máximo órgano entre congresos del PSOE para subrayar que en este partido sí hay democracia interna frente a los "dedazos" del PP.

El PSOE abrirá el proceso de primarias después del 22-M , según ha anunciado el presidente. Lo que nadie puede vaticinar ahora es si como pretende Zapatero con este anuncio el debate sobre la sucesión se va a poder controlar. Si no se va a desbocar. Esa ha sido la primera reacción casi unánime de todos los barones que tomaron la palabra tras Zapatero. Todos destacaron la necesidad de ponerse a hablar ahora de las elecciones del 22 de mayo y no de otras cosas que provoquen división. La fecha de las primarias se fijará en el Comité Federal que se celebrará el 28 de mayo, según ha dicho el vicesecretariogeneraldelPSOE,José Blanco, en un proceso que podría durar unos dos meses y resolverse por tanto para finales de julio.

Decisión meditada

El presidente ha aprovechado para recordar que tomaba esa decisión en coherencia con lo que siempre había pensado cuando fue elegido la primera vez y todavía más reafirmado. Añadió que había escuchado muchas opiniones y argumentos en los últimos días, también que había sopesado sus "vivencias emocionales" más cercanas, es decir que lo había comentado y valorado con su familia. Y que al final había decidido que lo más conveniente para España, para el Gobierno y para él era volver a "reafirmarse" en su ánimo de partida de no estar más de ocho años en el poder.

Uno de los primeros en valorar la decisión de Zapatero y hablar sobre el proceso de primarias que se abre en el PSOE ha sido el ex presidente extremeño Rodríguez Ibarra. Ibarra ha dicho que "que hasta junio no hay candidatos, entonces quizás se enfrentarán policías contra soldados". El PP ha vuelto a pedir elecciones anticipadas. Los primeros mensajes en el twitter oficial del PP eran muy claros: "A todos los que estáis encantados: Zapatero se va, pero sigue el PSOE".

El cierre al comité federal lo puso el propio presidente del Gobierno con algunas precisiones de calado: "No es tiempo de balance sino de acción; soy presidente del Gobierno y secretario general del PSOE y voy a ejercer". Además, recogió el guante de todos los barones que le mostraron su deseo de que la prioridad fueran las elecciones municipales y autonómicas y en ningún caso las primarias para elegir candidatos. "Este partido tiene inteligencia y cerebro femenino y puede hacer tres cosas a la vez: reformas, afrontar las elecciones del 22 de mayo y primarias".

No mostró ningún resquemor respecto a que las primarias puedan crear conflictos. "Tenemos que sentirnos orgullosos de elegir democráticamente a nuestros candidatos", ha dicho, y ha animado a los suyos a "presumir de democracia y de libertad de expresión". El anuncio de hoy, ha asegurado, "puede beneficiar si lo explicamos bien como un ejercicio de normalidad democrática". Además, "el plan estaba diseñado hace mucho tiempo y nos va a salir bien", pronosticó.

No era el día hoy de hablar del PP, por lo que Zapatero pospuso para mañana en Murcia, su primer acto de precampaña, las alusiones al primer partido de la oposición. "El PP me ha dado; ahora yo daré al PP". Con seguridad, el presidente conoció durante el transcurso de la reunión que los dirigentes del Partido Popular pedían elecciones anticipadas. "Llegar al último día de la legislatura será nuestro triunfo y el fracaso del PP", auguró.

La sede del PSOE ha estado desde las nueve de la mañana cercada por las cámaras y las grabadoras de los periodistas, apelotonados a la espera de una pista sobre el discurso de Zapatero o los ánimos de sus compañeros de partido. Pistas a esa hora ha habido pocas, y las pocas que ha habido parecían ir en sentido contrario a lo que luego ha sucedido dentro.

Sin pistas

Los miembros del Comité Federal, la gran mayoría de los cuales aún no sabían qué iban a escuchar de boca de su secretario general, han ido llegando uno a uno: algunos por el garaje, sin dejarse ver. Otros en coche oficial hasta 20 metros antes y de ahí a pie hasta la puerta. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han formado un pasillo para que entraran tranquilos los dirigentes del PSOE que prefirieran evitar a los periodistas. Por ahí se ha deslizado, por ejemplo, Carme Chacón, una de las últimas en llegar; y las ex ministras Bibiana Aído y Magdalena Álvarez. También José Antonio Alonso.

Sí se ha parado ante las cámaras el exministro Juan Fernando López Aguilar. Él esperaba que Zapatero no dijera "nada" sobre la sucesión para no interferir en las elecciones municipales ahora que "el viento sopla de frente" y a los socialistas les toca "timonear la nave España". Iba tan serio que parecía contrariado, y habrá quedado más contrariado media hora después. Leire Pajín, ministra de Sanidad, que llevaba puesta una sonrisa de oreja a oreja; ha sentenciado que ella confía en Zapatero, "en sus tiempos y en su hoja de ruta". "Yo vengo a escuchar", ha anunciado el presidente del Congreso, José Bono. Como todos y todas, le ha faltado decir. Pero sí ha subrayado que "el PSOE acertará si se preocupa de los problemas de España y no de modo exclusivo de los del partido". Es lo mismo que luego ha dicho el presidente, con otras palabras: las que unos anhelaban oír de su boca y otros temían.

Cuando ha empezado el comité, antes del discurso, había risas y animadas charlas entre los asistentes, al menos entre los asistentes enfocados por las cámaras del PSOE que emitían la señal oficial de televisión. Sólo el vicesecretario general, José Blanco, sentado junto a Zapatero -al otro lado, Manuel Chaves-, permanecía más serio. Con los labios apretados en algo que no llegaba a ser una sonrisa. Al final se ha levantado, como todos, a aplaudir al presidente que ya no lo será en 2012.

El final más triste

Tras una década prodigiosa en la que recuperó para el PSOE inmensos territorios de poder y consolidó en España importantes reformas sociales, Zapatero deja su puesto vacante en el final más triste de los imaginados: entre toneladas de paro y desesperanza.

A menos de un año de que concluya la legislatura de la peor crisis económica en la historia de España y con el rumor de una recuperación inminente, el presidente del Gobierno ha comunicado a la cúpula del PSOE que su etapa ya ha pasado y que renuncia a presentarse por tercera vez en 2012, algo que nadie dentro de su partido le habría discutido hoy pese a su pésima imagen en las encuestas.

Tras diez años de liderazgo unánime plagado de éxitos electorales incontestables, José Luis Rodríguez Zapatero ha abierto el debate sucesorio contra el criterio del poder del dinero, que le aconsejó no hacer mudanza en tiempos de crisis; y pese a la oposición de muchos de los compañeros de partido que le auparon en Nueva Vía hasta la secretaría general del PSOE en 2000. Esos compañeros se sienten ahora huérfanos, abandonados a su suerte.

Zapatero anuncia que se va sin que nadie con poder e influencia dentro del partido se lo haya pedido, por respeto a sus convicciones personales. Hay muchos dirigentes locales y regionales que le han animado en las últimas semanas a poner fin a la duda hamletiana sobre su futuro político. Alcaldes y presidentes autonómicos querían evitar así que las elecciones municipales y autonómicas donde se juegan su poder se convirtieran en un plebiscito sobre el futuro del presidente del Gobierno. En su discurso de hoy le ha pedido a los candidatos que se vuelquen en defender su gestión, cuando los rivales le reprochen la política general en la campaña. El PP, por su parte, desea convertir el 22-M en un examen al "presidente y al Gobierno de los cuatro millones de parados". El PP de Madrid de Esperanza Aguirre ya ha reaccionado y ha pedido que se anticipe la convocatoria de las elecciones generales.

Algunos de los dirigentes del PSOE partidarios de precipitar el futuro, los que reclamaban que se fuera de manera urgente -antes de que comience la campaña el 6 de mayo- creían que resolver la sucesión y promover rápidamente al nuevo candidato podría dar impulso para afrontar con mejores garantías la cita electoral. Para tener más posibilidades de frenar el que se presume como el mayor fracaso que ha tenido el PSOE en los últimos tiempos. Zapatero apeló a los cromosomas del PSOE para reclamar batalla en esos comicios y para asegurar que el partido no está perdido.

Para la contienda interna que se abrirá de inmediato, Zapatero ya ha afirmado en el Comité Federal, el máximo órgano entre congresos, que ahora se convocarán las primarias, después de las elecciones autonómicas de mayo. "El dedazo", añadió Zapatero, puede ser más simple y fácil, pero no está en el sistema de funcionamiento ni del PSOE ni en el suyo propio. Habrá contienda, es seguro. Pero Zapatero pidió que fuera lo más limpia posible, con "voluntad integradora" y con el objetivo de "sumar" tras la disputa, "si se presentan más de un candidato", dejó en el aire el actual líder del PSOE.

En el PSOE sólo se vislumbran dos posibles candidatos, aunque la hipótesis de que surja un nuevo Zapatero está viva. Los dos candidatos están en el Gobierno, y a los dos los ha señalado el presidente por distintos motivos hasta convertirlos en aspirantes.

Por un lado, el que reúne ahora mayor consenso entre el poder orgánico del partido y al que apoyan una amplia mayoría de los secretarios generales socialistas en las distintas comunidades autónomas. Se llama Alfredo Pérez Rubalcaba, tiene casi toda la experiencia del partido, en el que comenzó muy joven y con el que ha ocupado todo el escalafón ministerial salvo la Presidencia del Gobierno. Cuando Zapatero le ascendió a vicepresidente en 2010, todos interpretaron que era un señalamiento de futuro para sucederle.

La otra persona a la que todo el mundo mira con posibilidades de competir en unas primarias anticipadas es Carme Chacón, la ministra de Defensa, a la que Zapatero quiso destacar con un puesto que nunca antes había ocupado una mujer. Dos o tres de los 17 secretarios generales socialistas apoyarían esta opción frente a Rubalcaba, además de algunos de los que apoyaron al presidente del Gobierno en sus primeros pasos para liderar el partido. Chacón es la única de los aspirantes que ha valorado la renuncia de Zapatero: "Otra vez, una lección de generosidad, coherencia y democracia, que va a ser muy útil para todos". La ministra, que ha asistido al partido de baloncesto entre el Barcelona y el Bilbao para presentar una campaña de sensibilización sobre cardiopatías congénitas que ella misma sufre, ha declinado pronunciarse sobre las primarias en el PSOE.

La decisión, aparentemente lógica pero al final sorprendente de Zapatero , ha puesto en el tablero donde se dirime el poder a un rey apoyado y protegido (Rubalcaba) y a una reina libre y poderosa (Chacón) que se disputarán el trono si queda libre... o se lo repartirán.

Diez años después de que llegara a la secretaría general del PSOE por apenas nueve votos; seis años después de que ganara unas elecciones generales contra todo pronóstico tras el peor atentado en la historia de España; cuatro años después de que su intento de diálogo con ETA terminara con un atentado brutal en la nueva terminal de Barajas que mató a dos personas; casi un año después de haber caminado por la cuerda floja de la amenaza de quiebra del país por los ataques de los mercados financieros, Zapatero anuncia que se va con la sensación de que ha cumplido con la crucial tarea de salvar a España .

En ese camino de salvación, el presidente del Gobierno ha hundido las expectativas electorales de su partido con decisiones económicas que han supuesto un recorte de derechos. En el último año, Zapatero ha defendido y aprobado el abaratamiento del despido, el alargamiento de la edad de jubilación y rebajas salariales para millones de funcionarios. Además, los avances sociales que consolidó en siete años sufrieron un retroceso.

Durante ese tiempo, Zapatero levantó un edificio legal inolvidable con importantes avances en materia de derechos (Ley de Dependencia, Ley de Memoria Histórica, Ley del Aborto) y de igualdades (Ley del Matrimonio homosexual; Ley de Igualdad).

Pese a todo lo hecho, el presidente que consideró "opinable" la mayor crisis económica en toda la historia de España es consciente de que el "efecto Zapatero" se diluyó entre los cuatro millones de parados que ha dejado la recesión.

Hay quien cuenta que el jefe del Ejecutivo ya tenía pensado, cuando se inició su segundo mandato en 2008 abandonar al finalizar la legislatura y que incluso tenía medidos los tiempos en que anunciaría su futuro y que cumplirá con lo que planeó. Otros entienden que el presidente del Gobierno, leal a su partido político y a España, considera que su tiempo ya pasó y no quiere dañar las expectativas electorales del PSOE. Por eso se va. Y lo hace ahora, para que nadie pueda aventurar que su decisión tenía que ver con los resultados electorales del 22-M.