Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Encuesta de Metroscopia sobre la Comunidad Valenciana

El profundo descrédito de Camps no afecta electoralmente al PP

El sondeo indica que los populares aumentarían el número de escaños si se celebrasen hoy elecciones autonómicas

El descrédito del presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, va en aumento. Así se desprende de la encuesta realizada por Metroscopia en la Comunidad Valenciana, que revela que el deterioro por los escándalos de corrupción no afecta a las expectativas electorales del PP, que podría, incluso, aumentar el número de escaños si se celebrasen hoy elecciones al Parlamento autonómico.

El sondeo señala que un 62% de los valencianos cree que sería mejor que el PP sustituyera a Francisco Camps como candidato a la presidencia de la Generalitat por otra figura relevante del partido, mientras que solo un 31% cree que debería repetir en las elecciones del próximo mes de mayo.

A la pregunta de a quién prefiere como presidente de la Generalitat, si a Francisco Camps o al líder del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, el 40% apuesta por el actual presidente y el 39% por el candidato socialista.

Los escándalos de corrupción pasan factura a la imagen del presidente valenciano. Si en el sondeo de Metroscopia realizado en 2009 con motivo de la festividad del 9 d'Octubre un 40% de los valencianos manifestaba que había disminuido su confianza en Camps, un año después este porcentaje se eleva al 48%.

La encuesta, con una muestra de 1.000 entrevistas realizadas entre los días 5 y 6 de octubre, suspende por primera vez al presidente del Gobierno valenciano. Si su valoración era del 5,8 en 2008 y el año pasado se quedó en el cinco, en esta ocasión el presidente de la Generalitat solo alcanza un 4,4.

Pese a la pérdida de confianza en Camps, los populares ampliarían su mayoría absoluta en las Cortes Valencianas si las elecciones autonómicas se celebrasen hoy. Los socialistas, a pocos días de haber sufrido una huelga general contra la reforma laboral del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero, retrocederían y Esquerra Unida seguiría en el parlamento con grupo propio. En cambio, Bloc/Compromís se quedaría fuera al no superar la barrera del 5%.