El PSOE salva en el Congreso su reforma laboral

La Cámara aprueba definitivamente la norma sin las enmiendas introducidas en el Senado sobre absentismo, causas del despido y sin las trabas para convertir a los indefinidos en fijos

El grupo socialista en el Congreso ha logrado en el Congreso retirar la mayoría de las modificaciones introducidas en el Senado y que endurecían la reforma laboral, con lo que la medida ha sido aprobada definitivamente en los términos en los que salió de la Cámara Baja. El texto final de la reforma, uno de los temas más polémicos de la legislatura y que le ha costado al Gobierno su primera convocatoria de huelga general, ha salido adelante manteniendo su esencia en cuanto a contratación y al despido al rechazar todas las enmiendas aportadas por el Senado a excepción de las del PSOE y una del BNG.

Así, han desaparecido las enmiendas relativas al absentismo laboral que flexibilizaban los plazos para despedir a los trabajadores por esta causa y la que endurecía las condiciones para convertir a los empleados temporales en fijos. Al final, las empresas podrán despedir por absentismo a aquellos trabajadores que falten a su puesto durante más de un 20% de las jornadas hábiles a lo largo de dos meses consecutivos, o el 25% si son cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de un año. Eso sí, siempre que la media de absentismo de la plantilla no supere el 2,5%, un umbral mínimo que se omitió en la enmienda del PNV y que hoy se ha recuperado.

En el segundo caso, el Senado aprobó también a instancias del PNV que las empresas solo podían hacer fijos a aquellos trabajadores que hayan encadenado contratos de obra y servicio durante tres años en el caso de que hayan desempeñado el mismo puesto de trabajo y con idéntica actividad, mientras que en el texto original que ahora se recupera solo tenía que estar en la misma empresa durante los tres años.

También ha echado para atrás la redacción que dio la Cámara Alta al artículo sobre las causas objetivas del despido con 20 días de indemnización. Un cambio de CiU que consistió en introducir un punto y coma. De esta forma, el párrafo quedó redactado de la siguiente manera: "Se entienden que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas; o la disminución persistente del nivel de ingresos".

Los socialistas sostienen que no es una mera "corrección lingüística", sino que "desvirtuaba" el texto original, ya que permite que la "disminución persistente de beneficios" se interprete por el juez como un supuesto independiente desvinculado de la consideración de una "situación económica negativa". Por su parte, CiU defendía en que la introducción del punto y coma facilitaba la labor del juez y del empresario a la hora de entender estas causas.

En cuanto a la enmienda del BNG aprobada, esta afecta al cobro de prestaciones por desempleo parcial. Así, el paro cobrado se calculará por horas y no por días, de forma que el porcentaje de la prestación consumido sea equivalente al de reducción de jornada. Esta modificación, junto al resto de cambios que sí siguen adelante estarán en vigor en cuanto sena publicados en el BOE. El grueso de la reforma, sin embargo, ya está en vigor desde verano.