Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 35% de las personas mayores sufren maltrato

Cataluña instaura un protocolo para mejorar la detención de los casos de violencia en la tercera edad

El 35% de los mayores de 65 años sufre algún tipo de maltrato. Así lo concluye un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), extrapolable a Cataluña. Con el resultado del informe en la mano, la consejera de Acción Social y Ciudadanía de la Generalitat, Carme Capdevila, ha anunciado hoy que su departamento ha instaurado un protocolo para mejorar la prevención, la detección y la atención, a través de las administraciones, de los casos de malos tratos que se producen a personas de la tercera edad

Capdevila ha informado que el 80% de los casos no se denuncian. El maltrato a la tercera edad es un fenómeno de difícil detección especialmente cuando se producen en el entorno íntimo de la persona. "Cuesta mucho acusar a los hijos", ha añadido. El 17% de los maltratadotes son miembros de la propia familia, un 10% de los servicios sociales y un 8% son amigos o vecinos, según los datos de la OMS.

El 28% de los abusos se dan por negligencias, abandonos o expolio económico; el 22% por un maltrato en el momento de recibir ayudas para los gastos básicos; el 13% por la restricción de las visitas que los nietos hacen a sus abuelos -una situación que causa "mucha presión psicológica" a los mayores, ha aclarado Capdevila-; otro 13% en temas de vivienda y un 5% por actos jurídicos relacionados con herencias o pensiones, entre otros.

Con el protocolo, la consejería pretende unificar los criterios para considerar qué es maltrato, así como aumentar la sensibilización de los profesionales y de los ancianos. "No estamos ante una sociedad más maltratadota, pero ahora tenemos indicadores que antes no podíamos usar, como por ejemplo un teléfono de atención", ha explicado la consejera. La medida responde a una petición expresa del Consejo Consultivo de la Gente Mayor.

Entre los maltratos de nueva creación, difíciles de detectar en cualquier caso, se incluyen la venta telefónica y agresiva de productos comerciales, el asedio inmobiliario y el abuso de fondos económicos propiedad de la gente mayor.