Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cirujanos descartan que el Rey padezca cáncer

Los doctores dan un diagnóstico optimista tras la operación al jefe de Estado.- Los médicos recomiendan a don Juan Carlos que deje de fumar

El rey Juan Carlos no padece cáncer. El examen anatomopatológico del nódulo pulmonar que le ha sido extraído esta mañana en el Hospital Clínic de Barcelona, en una intervención quirúrgica que se ha prolongado durante dos horas y media, descarta la presencia de células malignas en los tejidos por lo que los médicos que le intervinieron se muestran muy optimistas sobre su pronta recuperación. No obstante, el trozo de pulmón que se le ha extirpado -el circundante a la lesión- será sometido a un análisis microbiológico mucho más fiable. Don Juan Carlos podría ser dado de alta en un periodo máximo de 5 días.

Tras la operación, el doctor Laureano Molins, jefe de cirugía torácica de este centro sanitario público -y uno de los mayores expertos españoles en este campo-, ha comparecido en conferencia de prensa para proporcionar más detalles sobre la intervención. A don Juan Carlos se le detectó, a finales de abril en un chequeo ordinario en Barcelona, un nódulo situado en la parte superior del pulmón derecho que había variado de tamaño, lo que evidencia actividad interna. Era una lesión, en principio calcificada, que se conocía desde el año 2007.

Un posterior examen PET-TAC, que detecta la actividad tumoral, dio positivo en los marcadores, por lo que los facultativos decidieron extraer este nódulo, que afecta al 95% de las personas con antecedentes de adicción al tabaco. Debido a este historial médico -don Juan Carlos suele fumar puros- y al cambio de tamaño de la lesión, los facultativos decidieron operarle y extirpar el nódulo. El ingreso del Rey se ha producido hoy sábado para no interferir la actividad programa del Hospital Clínic, según comentó su director médico Josep Brugada.

La operación ha empezado sobre las 9.15 de la mañana y se ha prolongado durante unas dos horas y media y su evolución ha sido mucho más positiva de los que preveían al principio los cirujanos, pues no se ha detectado actividad tumoral maligna ni rastros de neoplasia. Don Juan Carlos ha sido ingresado posteriormente en la unidad de reanimación para ser trasladado, a lo largo de la tarde, a una habitación situada en la zona del área de actividad privada del Hospital Clínic. En el momento de la conferencia de prensa, don Juan Carlos se mantenía consciente y despierto.

Debido a la localización exacta del tumor, en la región apical (superior) del pulmón derecho, los cirujanos han tenido que realizar una apertura torácica (toracotomía) -"sin escaso sacrificio muscular", comentó Laureano Molins- para extirparle la lesión. Los doctores han extirpado a su majestad parte del pulmón, cuyo tamaño no ha sido especificado. Sin embargo, se trata sólo de una zona pequeña colindante a la afectación.

En el mismo momento de la operación se ha llevado a cabo el análisis anatomopatológico del tejido extirpado y se ha descartado la presencia de células malignas, por lo que se trata de un tumor de carácter benigno. Por este hecho, la recuperación del Rey será rápida -se prevé el alta hospitalaria en un máximo de cinco días- y tampoco será sometido a radioterapia o quimioterapia, tratamientos habituales en caso de neoplasias. En la mayoría de los casos, comentó el doctor Molins, estas lesiones evolucionan en neoplasias (cáncer), que no ha sido el caso de su majestad.

Sin embargo, los doctores ya han recomendado a don Juan Carlos que deje de fumar, porque se trata de un tipo de lesión que afecta principalmente a los fumadores. En otros casos puede originarse tras una infección respiratoria que cicatriza en forma de nódulos.

A pesar de ello, el Rey deberá pasar controles médicos habituales por si la lesión llega a reproducirse, ya que se trata de una patología asintomática.

Según los facultativos que le atendieron, el pasado día 28 de abril se decidió extirpar el tumor al Rey, realizada mediante un procedimiento denominado resección en cuña, es decir, extirpación de una parte del tejido pulmonar. La fecha de hoy se eligió para entorpecer lo más mínimo la actividad de Don Juan Carlos.