Natalie Wood y el misterio de morir bajo el mar en camisón

29 años después de la muerte de la actriz, su hermana y el capitán del barco donde viajaba cuando se ahogó piden reabrir el caso e inculpan a su marido, el actor Robert Wagner

CECILIA HERTRAMPF Madrid 9 MAR 2010 - 09:55 CET

Uno de los misterios más famosos de Hollywood lo constituye la muerte de la actriz Natalie Wood en 1981 durante un viaje en barco con su marido, el actor Robert Wagner, y su compañero de reparto de ese momento Christopher Walken. La versión oficial dice que la protagonista de Rebelde sin causa y Esplendor en la hierba se cayó por accidente del yate en el que viajaban y se ahogó, pero, 29 años más tarde, su hermana ha pedido que se reabra la investigación, segura de que Wagner tuvo que ver con esa supuesta caída.

Según cuenta la CNN, el caso está más que cerrado. Sin embargo, Lana Wood y el capitán del barco que un fin de semana de noviembre del 81 llevó a bordo a los a los tres amigos, Dennis Davern, están convencidos de que Wagner pudo haber empujado a Wood durante una pelea de la que Davern fue testigo, pero que ocultó durante la investigación a petición del propio actor. De hecho, Davern ha reconocido en una entrevista con la cadena estadounidense que se arrepiente de no haber colaborado en aquel momento, por lo que se ha sumado a la petición de la hermana de la actriz al departamento de justicia del condado de Los Ángeles de que el caso se vuelva a investigar.

Wood asegura que sólo desea que se sepa la verdad. Y es que los celos que Wagner sentía por Walken, que viajaba con ellos, han sido incluso reconocidos por el actor en un libro que publicó el pasado septiembre, en el que afirma su versión de la muerte de su esposa. Según el actor, ambos discutieron la noche del supuesto accidente y él incluso llegó a quebrar una botella de vino delante de su invitado y de su mujer. Tras ello, el matrimonio siguió su pelea en el dormitorio, mientras Walken se fue a su camarote. Wagner afirma que después de la disputa con su mujer, ésta se quedó arreglando la habitación mientras él se dirigió donde su amigo para pedirle disculpas por el mal rato. Cuando el actor volvió a su habitación, Wood había desaparecido.

Como el bote salvavidas del yate tampoco estaba, Wagner asumió que su mujer había decidido volver a la costa tras la discusión. Así se lo avisó al capitán Davern, cuya versión dista mucho de la del actor. Según él, y así lo cuenta en su libro Goodbye Natalie, Goodbye Splendour, tras la fuerte pelea que el matrimonio mantuvo en su camarote, siguieron discutiendo en la cubierta y tras esa discusión, el actor le informó de la desaparición de su mujer. Ambos, entonces, se dieron cuenta de que tampoco estaba el salvavidas.

Wood fue encontrada al día siguiente, a más de un kilómetro del barco y con el camisón puesto. La versión oficial es que la actriz se dio cuenta de que el bote estaba suelto y, al agacharse para volver a atarlo al barco, se resbaló y cayó. En el momento de la investigación pesaron poco los relatos de los protagonistas de aquella noche, pero cuando el guardacostas de Los Ángeles le preguntó a Wagner por qué esperó hasta las cinco de la mañana para avisar de la desaparición de su esposa si no la encontraba desde medianoche, él dijo: "Porque probablemente estaba de fiesta en algún otro barco. Esa es la clase de mujer que es... Y yo no quiero que eso se haga público".

Otras noticias

La actriz Natalie Wood y su marido, el actor Robert Wagner, en una imagen de 1976 / ARCHIVO

Últimas noticias

Ver todo el día

El desempleo daña la salud en Latinoamérica

María Victoria Ojea Buenos Aires

Existen casi 15 millones de personas sin trabajo en América Latina que podrían experimentar consecuencias en su salud

El gasto farmacéutico en Euskadi subió un 2,8 % en abril

EFE Madrid / Vitoria

El ascenso se sitúa por encima de la media española que alcanzó el 0,88%

En el camerino con The Black Keys: la historia de una banda malavenida

Fernando Navarro Barcelona

El exitoso dúo estadounidense habla con EL PAÍS un par de horas antes de su actuación

EL PAÍS RECOMIENDA

España, un país de becarios cualificados y mal pagados

Primer país de la UE donde más jóvenes trabajan en prácticas

La arquitectura del poder

Jacques Herzog explica el proyecto de la nueva sede del BBVA en Madrid, que acogerá a 6.000 trabajadores

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana