Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu califica de "golpe institucional" un hipotético acuerdo entre el PP y el PSE

El presidente del PNV insiste en que la "legitimidad" por ser el partido más votado no la pueden "obviar otros"

El presidente de la ejecutiva del PNV, Iñigo Urkullu, ha afirmado que un acuerdo entre el PP y el PSE para gobernar en el País Vasco sería un "golpe institucional" destinado a "sacar" del Gobierno "a la fuerza más votada". Urkullu ha dicho, además, que este "golpe institucional" del PSE (segunda formación más votada en las elecciones del domingo, con 25 escaños) y el PP (tercera, con 13 escaños) para desalojar al PNV del Gobierno sería fruto de un "modelo de Estado" pactado entre ambos partidos.

Urkullu ha respondido al PSE, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por los presidentes del PNV de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, que le pidió el martes que arrimara el hombro para apoyar un gobierno liderado por Patxi López, que "siempre lo hace". Y ha puesto como ejemplo el respaldo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado presentados por el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero. Pero ha añadido seguidamente que los que tienen que arrimar el hombro son el resto de partidos, ya que su formación tiene la "legitimidad de ser el partido más votado". Una circunstancia que, según el presidente del PNV, "no pueden obviar otros".

Además, el presidente del EBB ha advertido de la "inestabilidad institucional" que provocaría la llegada del socialista Patxi López a la Lehendakaritza con el respaldo del PP, ya que, como ya dicho con anterioridad, "no sería gratuito" en alusión a un posible cambio de manos de la Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Getxo, ahora en poder del PNV. Urkullu ha abogado por "un acuerdo de amplia base que permita fortalecer las instituciones vascas" para afrontar las consecuencias de la crisis económica y profundizar en el autogobierno. Aunque también ha recordado que "30 son más que 24", en referencia al número de parlamentarios logrados por PNV y PSE, como primera y segunda fuerzas políticas tras las elecciones del 1-M. De todas formas, PSE (24), PP (13) y UPyD (1) tendrían asegurada la mayoría absoluta tras las elecciones del 1-M.

El PNV se ha citado esta semana con el resto de partidos que han obtenido representación en el Parlamento de Vitoria. El primer encuentro será con el PSE. De cara a estas conversaciones, Urkullu ya ha dejado bien claro que "no sacrificará la cabeza de Ibarretxe" como se ha venido rumoreando ante la posibilidad de que sirviera para acercar posturas en una hipotética vía de acuerdo con los socialistas.