Selecciona Edición
Iniciar sesión
Atentado de ETA en el País Vasco

ETA asesina a tiros a un empresario en Azpeitia

El constructor Ignacio Uria ha sido atacado por dos hombres de unos 30 años cuando se dirigía al restaurante Kiruri en la localidad guipuzcoana, al que acudía a diario para jugar a las cartas.- Su empresa trabaja en las obras de la 'Y vasca'

El empresario Ignacio Uria, de 71 años, ha sido asesinado a tiros en la localidad guipuzcoana de Azpeitia por dos presuntos terroristas de unos 30 años que han huido en una Alfa Romeo. Los hechos han ocurrido cuando se dirigía al restaurante Kiruri, donde iba a diario para jugar a las cartas. La víctima era consejero de la constructora Altuna y Uria, que trabaja en las obras del trazado ferroviario de la Y vasca entre Arrazua y Legutiano. Desde la puesta en marcha de estas infraestructuras hace dos años, las compañías que participan en las obras han recibido constantes amenazas de la banda terrorista ETA.

Los autores del atentado dispararon tres tiros contra Uria, que recibió dos impactos de bala. Al menos uno de los disparos impactó en la cabeza del empresario y le provocó la muerte en el lugar del atentado. Los servicios sanitarios intentaron reanimar al empresario en la Plaza Ignacio de Loyola, donde se produjo el ataque en torno a la una de este miércoles. La víctima no llevaba escolta. El empresario, padre de cinco hijos, es el cuarto asesinado por ETA en 2008. La última víctima de la banda terrorista asesinada con el mismo método, con varios disparos a quemarropa, fue el ex concejal socialista Isaías Carrasco, el pasado 7 de marzo, dos días antes de las elecciones generales.

Los dos terroristas habían robado un coche en el alto de Itziar- reteniendo a su conductor y atándolo a un árbol-, lo usaron para cometer el atentado y regresaron a este mismo alto después, según han confirmado fuentes del Departamento de interior del Gobierno Vasco. Una vez tiroteado Uria, los autores del atentado regresaron al alto de Itziar, al lugar donde habían dejado el primer vehículo utilizado y donde habían abandonado al conductor del segundo coche, vehículo al que le prendieron fuego para borrar huellas. Después, huyeron en el primer vehículo. El conductor del coche sustraído, que se encuentra en buen estado de salud, logró quitarse las ataduras y avisar a su madre, la propietaria del coche, que ha denunciado los hechos a la Ertzainza.

Amenazas contra empresas

La compañía fue saboteada ya en marzo de 2007. Varios vehículos aparecieron entonces con las ruedas pinchadas, pintadas y los tubos de escape tapados. El pasado 18 de agosto se produjo el último comunicado de ETA en el que amenazaba a las empresas que participan en las infraestructuras de la línea ferroviaria vasca. Según fuentes policiales, el empresario había recibido varias amenazas en los últimos años por no pagar el impuesto revolucionario. El último atentado de ETA contra un empresario se produjo hace ocho años cuando la banda terrorista atentó contra el responsable de la patronal guipuzcoana, José María Korta.

La banda terrorista calificaba al Tren de Alta Velocidad en ese comunicado de un proyecto "ajeno a los intereses de Euskal Herria" y asumía la autoría de las bombas dirigidas contra constructoras que participan en las obras."No ha habido derecho a decidir al respecto", aseguraba la banda terrorista, que acusaba al PNV de querer prorrogar sus ganancias a costa de "enterrar en cemento" el territorio por el que pasará la infraestructura ferroviaria.

El argumento era muy similar al empleado años atrás contra la presa de Itoiz, la central nuclear de Lemoniz o la autovía de Leizarán. A la amenaza de ETA se han sumado además las constantes movilizaciones de la llamada izquierda abertzale en contra del proyecto que unirá por tren de alta velocidad las tres capitales vascas.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha garantizado, durante una comparecencia en la que ha condenado el atentado, que "se terminarán las obras de la Y vasca y ha manifestado su apoyo a los empresarios vascos. Zapatero tenía previsto acudir mañana al País Vasco en una visita oficial para reunirse precisamente con los empresarios pero el encuentro ha sido pospuesto. El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado tras conocer la noticia que la sociedad española "ganará la batalla" y va a "derrotar pronto" a la banda terrorista. Por su parte, el lehendakari, Juan José Ibarretxe, se ha desplazado hasta Azpeitia para acercarse hasta el lugar del atentado y ha condenado el asesinato denunciado que "ETA nos está torturando a todos".

El ataque de este miércoles es el primer atentado mortal que se produce tras la detención del jefe del aparato militar de ETA, Garikoitz Aspiazu, Txeroki el pasado 17 de noviembre en el sur de Francia.

A diario al mismo restaurante a jugar a las cartas

ETA ha elegido una víctima fácil. El empresario guipuzcoano Ignacio Uria Mendizabal acudía a diario al restaurante Kiruri de Azpeitia, una localidad de 14.000 habitantes, para "jugar la partida" con un grupo de amigos, han informado vecinos de la localidad. Uria Mendizabal salió de trabajar esta mañana pasadas las 13.00 y se dirigió andando al restaurante, situado a unos 200 metros de la empresa Altuna y Uria. En ese momento, un desconocido se aproximó a él y le disparó a sangre fría. Los servicios de emergencia no pudieron evitar su muerte. Uno de sus vecinos ha asegurado que el empresario era "muy buena persona" y solía hacer "muchas bromas" con la gente, tanto en la calle como cuando estaba en el bar. Sus vecinos destacan su bondad y su carácter "bullicioso", ya que su manera de ser y comportarse hacían que fuera fácil percibir su presencia. Cada día solía juntarse con "dos o tres amigos" en el restaurante Kiruri. Uria tenía costumbres fijas y las repetía a diario a las mismas horas, aunque las Fuerzas de Seguridad suelen recomendar lo contrario para reducir el riesgo de ser víctima de un atentado de ETA.

Más información