Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid recaudará 169 millones más en 2009 por la tasa de basuras

El Ayuntamiento de la capital confirma que volverá a implantar esta tasa, que costará una media de 59 euros anuales a los bolsillos de los madrileños.- Al resto de tasas se les aplicará la subida del IPC

Juan Bravo y Ana Botella, durante la rueda de prensa en el Palacio de Cibeles.

El Ayuntamiento de Madrid ha confirmado que el próximo año resucitará la tasa municipal por recogida de basuras, tal y como adelanta hoy este periódico. La decisión ha sido anunciada esta mañana por el concejal de Hacienda, Juan Bravo, que ha justificado que este servicio deje de ser gratuito en Madrid por los efectos de las crisis en los sufridos ingresos municipales. Bravo ha alegado que el grueso de las ciudades españolas lo cobra -según sus datos, el 80% de las capitales de provincia-. Y más caro. El nuevo impuesto será obligatorio tanto para viviendas como para locales y comercios y su valor no es fijo e igual para todos, sino depende del valor catastral del inmueble o finca. Los recibos comenzarán a llegar a partir de abril y no se podrán domiciliar hasta 2010.

La ordenanza municipal que establece esta tasa será aprobada el próximo viernes por la Junta del Gobierno del Ayuntamiento, que también subirá el resto de tasas en el IPC de este ejercicio. Gracias al rescate de la tasa perdida, el concejal calcula que las arcas del consistorio contarán en 2009 con 169 millones más al recuperar la tasa, que supondrá un desembolso medio de 59 euros anuales por vivienda. Y es muy importante tener en cuenta que es una media, ya que la tasa es proporcional al valor catastral, de modo que un piso valorado entre 20.001 y 25.000 euros pagará 21 euros al año y otro valorado entre 100.001 y 125.000 pagará 146.

Los mejores pisos pagarán 190 euros

Estarán obligados a pagar los 1.395.309 domicilios de la ciudad, incluso las viviendas vacías, y todos sus comercios, aunque se contemplan exenciones para las familias con menos recursos, y de entre 23 y 54 euros para los pequeños comercios. El Ayuntamiento apunta a que 805.997 pisos, el 57% del total, pagarán esos 59 euros de media -que corresponderán aproximadamente a un piso de 90 metros cuadrados- o menos. Por el contrario, las 72.634 cuyo valor catastral está entre 150.001 y un millón de euros -los más grandes y mejor situados- pagarán hasta 190. Todos los que domicilien sus recibos de esta tasa -lo que no se podrá hacer hasta 2010- obtendrán una bonificación del 5%.

En cuanto a las exenciones, no pagarán la tasa las unidades familiares cuyos miembros no sumen 633 euros mensuales si son unos dos, los 790 si son tres o cuatro y los 1.054 si son cinco o más. Esto, según el responsable de Hacienda, permitirá dejar fuera de la nueva tasa a los parados de larga duración y muchos otros desempleados y pensionistas. Estarán eximidos también los colegios públicos y concertados, las entidades sin ánimo de lucro y los centros de investigación y podrán ahorrarse hasta un 90% las empresas que tengan un sistema de recogida propio autorizado por la Comunidad y el Ayuntamiento. En el caso de las unidades no residenciales se tendrá en cuenta el valor catastral pero corregido con otro que computa, por sectores, su volumen de generación de residuos, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Madrid.

Para justificar la medida, el Ayuntamiento se agarra al argumento de que la recogida de basuras no está incluida en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y explica que en 1986 se promulgó una ley que permitía a las corporaciones locales subir sin límite esta tasa y refundir el IBI y la recogida de basuras. Madrid aumentó el IBI del 20 al 28% y eliminó la tasa de basuras. Sin embargo, un año después el Tribunal Constitucional declaró la ley inconstitucional, negó la posibilidad de incluir la basura en el IBI y obligó a los ayuntamientos a devolver lo que habían cobrado de más. Así las cosas, Madrid cumplió la sentencia pero no rescató la tasa de basuras. Hasta hoy, y la culpa es de la crisis.

Barcelona se libra de la tasa

De hecho, Bravo ha presentado su iniciativa en el mismo encuentro con la prensa en el que la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, ha informado de la nueva ordenanza de limpieza y gestión de los residuos, pero ha querido dejar claro que ni ésta ni las mejoras introducidas en los últimos años con el consiguiente coste justifican la medida. La razón es que la crisis ha mermado los ingresos municipales relacionados con la actividad inmobiliaria y que el Estado no sólo no incrementará sus aportaciones a los ayuntamientos sino que las reducirá, ha subrayado Bravo, que ha exigido al Gobierno que "se siente a negociar" con la federación de municipios un acuerdo sobre financiación local.

Así las cosas, el Ayuntamiento de Madrid ha preferido "dejar de prestar de forma gratuita" un servicio como el de recogida de basuras en lugar de crear o subir otros impuestos o restringir servicios públicos. Otro argumento esgrimido por bravo es que el 80% de las capitales de provincia la cobra. Entre ellas no se encuentra, por cierto, Barcelona. El titular de Hacienda ha comparado la futura tasa de Madrid con la de otras ciudades y ha indicado que es más cara, al menos, en Girona, Palma, Castellón, Burgos, Córdoba, Cádiz y A Coruña. En el lago opuesto, está Zaragoza, que cobra menos, 42 euros. También lo ha comparado con las cuotas fijas -sin contar el consumo- que pagan los madrileños por el gas (140 euros al año), la electricidad (139) y el agua (84). Preguntado por con qué ojos verá su propio partido, que hace gala de bajar y reducir impuestos allá donde gobierna, Bravo no cree que dé lugar a críticas, ya que "muchas" de las ciudades que cobran esta tasa son gobernadas por el PP.