Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segunda noche de incidentes y disturbios en Roquetas de Mar

La policía carga contra un grupo de subsharianos que habían lanzado piedras y cortado el tráfico. Al menos un guardia civil resulta herido.-La violencia comenzó en la noche del sábado tras la muerte de un senegalés

Roquetas de Mar vuelve a ser escenario esta noche, por segundo día consecutivo, de incidentes y disturbios que anoche tuvieron como detonante la muerte de un senegalés de 28 años por heridas de arma blanca, asestadas presuntamente por un varón de etnia gitana, informa Jerónimo Andreu.

Al caer la noche, un fuerte dispositivo policial se ha desplegado en el barrio de las 200 Viviendas, habitado mayoritariamente por población gitana, para frenar los conatos de violencia que han comenzado a producirse poco después de las 21.30. A esa hora, un grupo de subsharianos han empezado a quemar contenedores y bidones y ha bloqueado el acceso al barrio por la carretera de la mojonera con la instalación de varias barricadas. El grupo ha comenzado a arrojar piedras y otros objetos a viandantes y comercios, lo que ha obligado a los agentes de policia a intervenir para disolver al grupo.

La violencia, después, se ha extendido al resto del barrio. Al parecer, varios vecinos han resultado heridos y contusionados y han sido atendidos en los centros de urgencia de la población almeriense. El alcalde de la ciudad, Gabriel Amat Ayllón, ha dado la orden de que las ambulancias no circulen sin escolta ante el aumento de la tensión y el barrio está acordonado por la policía y es imposible el acceso al mismo.

La Guardia Civil ha informado a este periódico que al menos hay un agente herido en la cabeza por el lanzamiento de una pedrada pero no ha podido confirmar el número ni la gravedad del resto de heridos.

Asuntos de drogas

La agresión que originó este brote de violencia responde, según la Subdelegación del Gobierno, a un ajuste de cuentas por asuntos relacionados con el tráfico de drogas. Todo comezó cuando una multitud de ciudadanos subsaharianos se congregó en las calles del barrio después de la muerte de su compatriota. Desde ese momento, en la zona se registró una auténtica "batalla campal", según el relato de los bomberos, durante la que se incendiaron dos edificios, uno de ellos habitado por el presunto homicida, así como dos vehículos particulares.

Los primeros agentes que se desplazaron al lugar al recibir el aviso del apuñalamiento no pudieron penetrar en las calles del barrio, en las que levantaron barricadas, hasta que llegaron a la zona hasta 20 patrullas de la Guardia Civil, que fueron recibidas a pedradas y botellazos.

Tres policías heridos

Dos agentes del instituto armado y uno de la Policía Local han resultado heridos durante estos enfrentamientos, mientras que cuatro subsaharianos han sido detenidos por alternación del orden público.

Mientras, se prosigue con la búsqueda del presunto homicida, que se fugó del lugar tras los hechos, y se inicia la cuantificación de los daños originados en la barriada, la Guardia Civil permanecía esta mañana en sus calles, atestadas de vecinos y curiosos, pero ya más tranquilas, para evitar que se registren nuevos incidentes.

Según fuentes de la asociación Almería Acoge, el fallecido estaba mediando en una pelea entre un hombre de etnia gitana y otro de origen subsahariano cuando recibió el golpe con arma blanca.

Sin brote xenófobo

Almería Acoge ha rechazado vincular esta muerte y los disturbios posteriores a un "brote xenófobo", y lo ha achacado a la "complicada" situación de la barriada de las 200 viviendas, habitada mayoritariamente por personas de etnia gitana y por subsaharianos.

El portavoz de la asociación, Juan José Castillo, ha negado que existiera algún tipo de enfrentamiento preestablecido entre grupos de ambos colectivos humanos. "Se ha encendido la mecha y ha explotado de pronto sin más", ha señalado Castillo en declaraciones recogidas por la agencia Europa Press.