Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón no habla ni de enmiendas ni de candidaturas

El alcalde de Madrid cita a Felipe González para no "hipotizar el futurible" y niega que Rajoy le haya ofrecido un puesto en la ejecutiva de su partido

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Galladón, ha ratificado esta mañana su apoyo incondicional y sin contrapartidas a Mariano Rajoy. Sobre su eventual contendiente en la lucha por el poder en el PP, Esperanza Aguirre, no ha querido ni pronunciar su nombre, a pesar de las numerosas preguntas. Tampoco ha querido pronunciarse sobre la enmienda de un concejal, que pretende instaurar las primarias en el PP, por la misma razón que se ha negado a hablar de la posible candidatura de Aguirre a la Presidencia del partido: ninguna de las dos iniciativas se ha producido todavía. Lo que sí ha dejado claro es que Rajoy no le ofrecido ser secretario general del partido ni ningún otro cargo orgánico como se viene rumoreando.

En su comparecencia de los jueves tras la reunión semanal de su Gobierno, el alcalde ha dicho que lo "razonable" será opinar sobre la candidatura de Aguirre cuando la presente si finalmente lo hace, aunque ha insistido en que haya "dos, tres o cuatro" aspirantes seguirá apoyando a Rajoy. En este punto, ha subrayado que su decisión de apoyar a Rajoy se presente quien se presente "no está condicionada" a ninguna petición, al contrario que cuando dijo públicamente que quería acompañarle en las listas al Congreso. Y no hay ninguna petición ni tampoco ninguna promesa de por medio.

En su opinión, sería "deshonesto" sostener que no pide nada si ya se lo hubieran ofrecido. En todo caso, no piensa dejar la Alcaldía. Si Rajoy decide encomendarle alguna responsabilidad orgánica, siempre se podrían buscar fórmulas para compatibilizar ambos cargos. Pero seguirá al frente del Ayuntamiento para cumplir su "sueño más intenso", que es, según ha confesado, traer los Juegos Olímpicos a la capital.

No es "un barón"

Su desdén hacia Aguirre ha sido tal que ni ha pronunciado su nombre. Como ejemplo: ha confesado que no vio su intervención en el programa 59 segundos porque estaba en el Auditorio. Sobre la posibilidad de modificar los estatutos para introducir las primeras, Gallardón tampoco no ha querido opinar hasta que no se se presente la enmienda, que prepara uno de sus concejales, Iñigo Henríquez de Luna, y a comprobar si está en sintonía o en contradicción con la ponencia sobre los Estatutos que se debatirá en el Congreso que el PP celebrará en junio en Valencia. Lo contrario, es decir, pronunciarse ahora a favor o en contra, sería "hipotizar el futurible", ha dicho Ruiz-Gallardón citando al ex presidente Felipe González.

Además, Ruiz-Gallardón ha rechazado que se diga que el PP no es un partido democrático porque sus cargos y candidatos no se elijan en una primarias y ha argumentado que "a día de hoy tampoco son tan diferentes los sistemas de elección de los grandes partidos", salvo "matices". El alcalde ha dicho que el PP es un partido que empezó "de abajo a arriba", en la calle, y que por eso hubo años de "desierto electoral". Preguntado sobre si cree que hay barones dentro de su partido, ha recordado la tesis de Manuel Fraga al refundarlo: "En el PP, la antigüedad no debe ser un grado".

Y lo dice alguien que está en el PP "desde el primer día". Así, Gallardón no se considera "ningún barón" dentro del PP y se ha mostrado "absolutamente convencido" de que después de junio habrá un PP "unido, fuerte y con vocación de ganar las elecciones generales, las autonómicas y municipales, las gallegas y las vascas", y ha dicho que su "deseo" es que eso suceda "en torno al liderazgo de Mariano Rajoy".