Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008

Llamazares anuncia su marcha por el desastre de Izquierda Unida

La formación pierde tres escaños y el grupo parlamentario

Cataclismo en Izquierda Unida. La tercera fuerza política del país se desplomó ayer hasta cosechar el peor resultado de su historia: baja de cinco a sólo dos diputados, se queda con un escuálido 3,8% de los votos y pierde el grupo parlamentario en el Congreso, por lo que tendrá que convivir en el Mixto con una marea de partidos de distinto color y origen.

Gaspar Llamazares admitió el "fracaso" sin paliativos y asumió "toda la responsabilidad". Anoche no dimitió, aunque anunció que en breve convocará la Asamblea federal (que ya estaba previsto celebrar este año) y que él no se presentará a la reelección como coordinador, así que será entonces cuando deje el cargo.

"El sistema electoral nos discrimina y el tsunami bipartidista nos ha arrollado. Pretendíamos evitar la polarización y contribuir a un cambio de izquierdas. No lo hemos conseguido y yo asumo personalmente ese fracaso. El resultado no es justo. Lo acatamos como demócratas, pero no es justo", se lamentó Llamazares después de recordar que IU ha obtenido el 3,8% de los votos pero se quedará con el 0,5% de los escaños, merced "a un sistema electoral injusto".

"Esta campaña bipartidista ha sido un golpe a la pluralidad política de este país y a IU. ¡Flaco favor le han hecho a la democracia! El resultado es un fracaso, pero eso no quiere decir que IU haya fracasado: IU sigue viva y pretendemos revitalizar ese proyecto en los próximos meses. La sociedad de izquierdas necesita a IU. El espacio a la izquierda del PSOE existe", prosiguió con voz firme hasta que en el "muchas gracias" final se le quebró.

El resultado es doblemente decepcionante porque IU aspiraba a convertirse en aliado indispensable del PSOE tras el 9-M. No sólo se esfuma el ministerio que Llamazares pedía, sino que IU se ve abocada a una crisis interna y tendrá que hacer política desde las dificultades del Grupo Mixto. La quiebra no es únicamente política: también económica, y muy grave. Anoche, varios empleados de IU intentaban en vano contener el llanto. El reajuste podría costar puestos de trabajo. Sin grupo parlamentario no hay dinero.

Las luchas intestinas en la formación (que con toda probabilidad han contribuido a hacer perder el diputado por Valencia) y el triunfo del bipartidismo (PP y PSOE se llevan el 92% de los escaños) han logrado desintegrar la "alternativa de izquierdas". También ha podido hacer daño el atentado del viernes en Mondragón, ciudad en la que IU-EB apoyaba al gobierno de ANV. "Hay mucha gente que no habrá entendido eso", admitía anoche un miembro de la dirección. En el País Vasco, IU ha perdido la mitad de los votos que tenía.

Los dos diputados que retiene son uno por Madrid (el propio Llamazares) y uno por Barcelona (en coalición con ICV). Se pierden otro por Madrid, el segundo de Barcelona y el de Valencia. Allí, el enfrentamiento entre facciones de IU acabó hace mes y medio en escisión.

IU es la tercera fuerza política en número de votos en España, pero la incoherencia de la Ley Electoral le castiga dándole mucha menos representación de la que le correspondería. De los 960.000 votos que ha obtenido, sólo 315.000 se traducen en escaños. El resto, 645.000 papeletas nada menos, se pierden.