Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Hilton se quedan sin millones

El patriarca del clan Hilton dona el 97% de su fortuna, estimada en 2.300 millones de dólares, a obras benéficas

El patriarca de la familia Hilton, el multimillonario Barron Hilton, donará el 97 por ciento de su fortuna, valorada en 2.300 millones de dólares según él, a obras de caridad y no a sus nietas, Paris y Nicky Hilton.

Así lo anunció Barron Hilton, ex consejero delegado de la cadena hotelera Hilton, en un e-mail enviado a la revista Fortune.

El abuelo de París y Nicky Hilton tiene intención de dejar el dinero a la Fundación Conrad N. Hilton, que lleva el nombre de su padre, y no a sus nietas, que se han convertido en personajes habituales de las revistas del corazón.

Esta fundación realiza más del 50 por ciento de sus obras de caridad fuera de Estados Unidos.

Por ejemplo, la fundación destinó en 1990 unos 62 millones de dólares a proyectos de agua potable en Africa, según precisa la revista estadounidense.

Con esta donación, Barron Hilton sigue los pasos de su padre, Conrad Hilton, que creó la fundación en 1944 y que al morir, en 1979, dejó su fortuna también a obras benéficas.

La revista Fortune recuerda que Barron Hilton, de 80 años de edad, ha recibido últimamente dos importantes proyecciones de capital.

El pasado mes de julio, el grupo privado de inversión Blackstone anunció que compraba por 26.000 millones de dólares la cadena hotelera Hilton, de la que un cinco por ciento de los títulos estaban en manos de Barron Hilton.

El abuelo de Paris Hilton también tiene acciones en la compañía de casinos Harrah's Entertainment, que está en proceso de ser comprada por el grupo Apollo y Texas Pacific, una operación valorada en 15.000 millones de dólares.

Esta venta le reportará 300 millones de dólares una vez que se complete, precisa la revista.

La donación de 1.200 millones de dólares a la fundación es la segunda mayor anunciada públicamente en Estados Unidos este año, después de la realizada por la magnate hotelera Leona Helmsley, quien dejó 4.000 millones de dólares a la fundación que lleva el nombre de su familia.