Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vestuario de Britney Spears eclipsa la entrega de los premios MTV

La cantante apareció como una 'stripper' y se movió con lentitud por el escenario del casino Palms

En la entrega de Premios MTV lo de menos fueron los galardones. El regreso de Britney Spears a los escenarios era todo un acontecimiento, pero ni la indumentaria ni la soltura acompañaron a la cantante. Pero no fue el único hecho que eclipsó la gala. Tommy Lee y Kid Rock, ambos ex maridos de la modelo Pamela Anderson, se enzarzaron en una pelea mientras actuaba Alicia Keys. Con tanto trajín, las cuatro estatuillas con las que Justin Timberlake llegó a casa pasaron casi desapercibidas.

Un bikini negro de lentejuelas y botas hasta la rodilla no fueron la mejor manera de despertar la compasión entre los críticos. Britney, de 25 años, volvió de esa guisa a los escenarios. Sin presumir ya del pulido cuerpo que le ayudó a convertirse en una superestrella internacional hace casi una década, la madre de dos niños se movió con lentitud por el escenario del casino Palms, a menudo con ayuda de una troupe de bailarines.

En un momento dado, la cámara enfocó al rapero 50 Cent, sentado entre la audiencia, que miraba perplejo la actuación de Spears. "Lo arruinó", dijo el columnista de cotilleos Perez Hilton a Reuters. "Todo el mundo sabe que Britney no canta en directo, pero eso es porque baila mucho. Ni siquiera bailó casi en esta ocasión. Salió tan mal. Fue doloroso. Fue bochornoso. ¡Y me encantó!".

La cómica Sarah Silverman tampoco mostró compasión. Subió al escenario cuando acabó la actuación, y declaró que los niños pequeños de la cantante eran "los errores más adorables que verás nunca".

El otro espectáculo

Por suerte para Britney, Tommy Lee y Kid Rock, ambos ex maridos de la modelo Pamela Anderson, se enzarzaron en una pelea mientras actuaba Alicia Keys. "No llegaron a los puños, simplemente se estaban sujetando el uno al otro", dijo Tom Higginson, cantante de la banda pop Plain White Ts, a Reuters. "Los de seguridad tuvieron que separarles". Y fue una fortuna para Spears, porque así repartió con ellos el protagonismo no musical de la gala, pero no fue acertado para la entrega de premios en sí, que se vio por segunda vez eclipsado por un suceso absurdo.

Casi desapercibido por la confusión pasó el hecho de que el ex novio de Spears, Justin Timberlake, se llevó a casa cuatro estatuillas, entre ellas la de artista masculino del año. Junto con la cantante de R&B Beyoncé, lideraba la noche con siete nominaciones. Beyoncé ganó un único galardón - la colaboración más estremecedora - por su dueto con la cantante colombiana Shakira en la canción "Beautiful Liar".

La cantante de R&B Rihanna se llevó el premio gordo, el de vídeo del año, por su éxito "Umbrella". El tema también se llevó el premio al gran sencillo del año.

El cantante de hip-hop Kanye West se fue a casa con las manos vacías pese a sus cinco nominaciones.