Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Gran Hermano' junior desata la polémica

Un reality show de la cadena estadounidense CBS emplea menores de 8 a 15 años como concursantes

Proliferan en las televisiones de todo el mundo los concursos donde los telespectadores ven a personas normales hacer cosas normales. Organizar una casa, vivir en una isla durante unas semanas o ingresar en una academia para aprender a cantar y bailar. Pero la última vuelta de tuerca supera con creces todas las ideas anteriores: 40 niños estadounidenses, con edades comprendidas entre los 8 y los 15 años, intentan organizarse y vivir en una pequeña ciudad fantasma de Nuevo México (un poblado del oeste americano cuyo nombre lleva adherida la nostalgia: Bonanza), donde la cadena de televisión CBS ha instalado el plató.

El concurso se llama Kid Nation

, y se estrenará en septiembre. ¿El premio al ganador? 20.000 dólares. Varias asociaciones de padres han puesto el grito en el cielo cuando han visto los vídeos que la CBS ha colgado en su página Web. Demasiadas horas de trabajo y falta de supervisión adulta, éstas han sido las críticas.

Según varios diarios y televisiones estadounidenses, los niños ruedan una media de 14 horas al día, todos los días a la semana. Además, su trabajo no cuenta con el apoyo ni la supervisión de profesor alguno. No hay padres ni tampoco pedagogos, aunque sí productores, técnicos y todo un equipo encargado de rodar el programa.

Y el lugar escogido para rodar el programa, además, podría no ser casualidad: las asociaciones han argumentado en estos últimos días que la cadena de televisión había registrado el concurso como un campamento de verano, y no como un lugar de trabajo, antes de que las leyes del estado sureño cambiasen. Hoy Nuevo México posee leyes muy estrictas -al estilo de Nueva York o California- en cuanto a límite de horas que puede trabajar un menor: nunca más de 18 horas a las semana en horario escolar, nunca después de las 19 horas y siempre bajo la supervisión de un padre o un profesor.