Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos temieron por el desplome de la fachada exterior de la Torre Espacio

Expertos estudian los daños, tras el incendio de anoche en las plantas 42 y 43 del rascacielos, antes de reanudar las obras

Los bomberos han estado toda la noche trabajando en las labores de extinción del fuego, que se produjo en las plantas 42 y 43 de la Torre Espacio. Pasada la una de la madrugada se temió por el desplome de la estructura exterior, de la parte superior de la Torre Espacio, según ha explicado el subdirector de bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Menardo Tudela.

En rueda de prensa, Tudela ha dicho que "el momento más crítico" se produjo cuando el fuego atacó el encofrado de madera que hay en el exterior del edificio.

El principal problema al que se enfrentaron los bomberos fue lograr subir el agua a tanta altura. Los bomberos están preparados para atajar incendios que no sobrepasen los 70 metros, y en esta ocasión se enfrentaban a más de 140 metros de altura.

Para conseguir esa presión, ha explicado Tudela, en un principio utilizaron el sistema de bombeo de hormigón que se usa en la construcción del edificio. Una vez que se comprobó que seguía sin llegar agua con fuerza a la parte superior, se redujo el diámetro de las mangueras de los bomberos para aumentar la presión del agua.

Finalmente, consiguieron enfrentarse al incendio con el agua de sus vehículos y conectándose a la red de agua del Canal de Isabel II. A las 4 de la madrugada consideraron que el incendio estaba extinguido.

En estos momentos, sólo queda en la zona un "retén preventivo" de bomberos que se retirará a lo largo de la mañana", según apuntó el jefe de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, una vez que retiren todo el material que utilizaron la durante la noche.

Evaluación de los daños

Los obreros no han retomado todavía la actividad normal en la Torre Espacio. "No se puede trabajar porque no se sabe todavía el daño que ha podido perjudicar al edificio por la parte de arriba", según ha explicado el responsable de Estructuras y Contraincendios del edificio, Antonio Sánchez.

"Puede haber cosas que no se ven aparentemente desde aquí abajo porque el edificio es muy alto". Por ello, esta mañana no hay ningún obrero trabajando allí arriba, ya que únicamente "han subido los de seguridad y los expertos" para ver si se pueden reaundar las obras, ha dicho Sánchez.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha asegurado esta noche que las primeras hipótesis apuntan a la combustión de aceite de los sistemas hidráulicos del edificio como posible causa del suceso. Fuentes de la inmobiliaria OHL han explicado que el incendio ha afectado principalmente al encofrado de madera, recién construido para proceder a la posterior colocación del hormigón y que el efecto de las llamas sobre la estructura del edificio ha sido "muy limitado", por lo que prevé que las obras del rascacielos finalicen según lo previsto.

El edificio estaba vacío

Alberto Ruiz-Gallardón ha insistido esta madrugada en que la estructura de hormigón es resistente -se trata de un hormigón especial más resistente, con una presión 800 kilos por centímetro cuadrado cuando el normal es de 200 kilos-, aunque sí ha destacado que el incendio ha sido "muy importante". Afortunadamente, en el momento en el que se ha desatado, no había en el edificio ningún trabajador, según ha informado el alcalde.

Primer rascacielos

La torre Espacio es el primero de los cuatro grandes rascacielos que se están construyendo dentro de los terrenos de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid, en el Paseo de la Castellana y cuyo conjunto formará un complejo de oficinas denominado Madrid Arena. El edificio es propiedad de la inmobiliaria Espacio que, a su vez, pertenece al Grupo Villar Mir. Las otras tres torres pertenecen respectivamente a Repsol YPF, Mutua Madrileña y Sacyr Vallehermoso.

La construcción de Torre Espacio, que ha sido diseñada por los arquitectos Pei Cobb Freed and Partners de Nueva York, comenzó en octubre de 2004 y finalizará en el 2007, fijando su duración máxima en 36 meses. La obra la está realizando la constructora OHL y alcanzará los 220 metros de altura con 54 plantas sobre rasante y 6 sótanos; pasando a ser uno de los rascacielos más altos de España.

La torre más alta de Madrid

Está previsto que este inmueble albergue las sedes de las distintas empresas que configuran el Grupo Villar Mir, propiedad del empresario Juan Miguel Villar Mir. Los principales arquitectos del proyecto son Pei Cobb y Reid-Fenwick de Nueva York y la inversión realizada, sobre una superficie total de 7.500 metros cuadrados, ascenderá a 390 millones de euros. El edificio, que cuando esté operativo albergará a unos 3.200 trabajadores, tendrá una base cuadrada que evolucionará hasta forma de huso en los últimos pisos. Su fachada estará cubierta de una doble cara de cristal que facilitará el ahorro energético, según explicó el arquitecto José Bruguera, quien añadió que, por su altura, se podrá equiparar a otras creaciones como el Banco de la Torre de China, en Hong Kong, o la Torre Cerdá, de Barcelona.

En el entorno del edificio se construirá un anillo distribuidor subterráneo para garantizar la movilidad en esta zona del norte de la capital y para enlazar la misma con la A-1, la M-607 y la M-30. Asimismo, en el espacio ubicado en el centro de las cuatro torres se levantará un palacio de congresos y exposiciones, de propiedad municipal con participación minoritaria de un socio privado, que será el tercero de esas características de la ciudad.

Torre Espacio limita al sur con la parcela denominada P-3 del Plan Parcial de la Ciudad Deportiva, propiedad de la Mutua Madrileña; al oeste, con una zona de espacio libre público frente a la parcela del futuro palacio de congresos; al este, con el lateral del Paseo de la Castellana; y al norte, con otra zona de espacio libre público, junto a la calle del Arzobispo Morcillo y el Hospital de La Paz.

Más información