Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia pide ayuda al Ejército para controlar los 40 fuegos que aún siguen activos

El fuego ha arrasado miles de hectáreas en esa comunidad y en el Alto Ampurdán gerundense

Barcelona / Santiago de Compostela

Setenta y cuatro incendios forestales, cuarenta de ellos activos y 34 controlados, siguen afectando a Galicia, que ha pedido la intervención del Ejército para sofocar tres fuegos en la provincia de Pontevedra y que, según el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, "no va a dar tregua a los incendiarios". Las autoridades gallegas han solicitado el envío de militares para colaborar en la extinción de tres incendios forestales en la provincia Pontevedra, clasificados en nivel 2 de alerta, con el objetivo de proteger la seguridad ciudadana de los municipios de Pontevedra, Cotobade y Soutomaior.

No obstante, siguen en nivel 1 de alerta, por riesgo para viviendas y áreas pobladas, las localidades de Cotobade, Redondela, Pazos de Bordem y Soutomaior, en la provincia de Pontevedra, y Muros y Ames, en A Coruña, según los datos actualizados a las 19.30 horas. A Coruña es la provincia más afectada a última hora de la tarde por las llamas, con 17 fuegos activos; seguida de Pontevedra, con 12 siniestros también activos; Orense, con 9, y Lugo, con 2, según los datos recogidos por la Consellería de Medio Rural.

En el dispositivo de lucha contra los incendios, que se han incrementado en las últimas horas, trabajan unas 4.700 personas y, además, como medida de precaución, han sido cortadas al tráfico varios tramos de carreteras.

Ante la gravedad de la situación, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, ha declarado hoy en una comparecencia pública que "tenemos que ser conscientes de que ésta es la situación y poner, como lo estamos haciendo, todos los recursos y todas las capacidades, y que sepan (los incendiarios) que no le vamos a dar tregua, que es una batalla sin cuartel, y estamos en disposición de ganar esta batalla".

Por ello, la Guardia Civil ha enviado a esta comunidad autónoma un equipo de especialistas de la Unidad Central Operativa para reforzar el dispositivo de investigación de incendios forestales, al que se ha sumado el Equipo Contra el Crimen Organizado que se constituyó recientemente en Pontevedra. De hecho, para supervisar sobre el terreno las actividades, el director general de la Guardia Civil, Joan Mesquida, visitará el martes Galicia.

Fuego en el Alto Ampurdán

Los Bomberos de la Generalitat siguen trabajando para controlar los dos incendios declarados el viernes en la región gerundense del Alto Ampurdán, el de Ventalló, que ha arrasado 1.011 hectáreas, y el de Cistella, que ha destruido 258,54 hectáreas.

El fuego de Ventalló se mantiene dentro del perímetro establecido, con pequeños focos activos en su interior. Trabajan para controlarlo desde anoche 33 dotaciones terrestres y cinco medios aéreos, a los que se han sumado otros 12 durante la madrugada de hoy.

Casi 400 evacuados en Capmany

En Cistella, 17 dotaciones terrestres trabajan en el incendio declarado también el pasado viernes. El fuego ha sido declarado bajo control pasadas las nueve de la noche. Por otra parte, el incendio que se declaró ayer por la tarde en la zona de El Pení, en Cadaqués, y en el que se concentraron los esfuerzos tras estabilizarse el fuego de Ventalló, se ha dado ya por extinguido.

Además, el incendio declarado hoy en la localidad Capmany, también ha arrasado 300 hectáreas y ha obligado al desalojo de 380 personas, entre habitantes de las masías de la zona, una casa de colonias y un camping, además del corte de la autopista AP-7 en ambos sentidos, a la altura de Figueres Sur y La Jonquera. Además, de forma preventiva, se ha empezado a desalojar a los vecinos de las poblaciones de Biure, Llers i Vilarnadal, además de Pont de Molins. También se han desalojado las urbanizaciones de Riguell, Sant Miquel i Ricardell, en Pont de Molins, además de los campings Escaules y Vinca. El Ayuntamiento de Figueres (Girona) ha habilitado un pabellón para acoger a los afectados, según informaron los Bomberos de la Generalitat.

Con el fuego avanzando hacia el Sur, la Generalitat ha solicitado el envío de cuato hidroaviones a Francia para apoyar las tareas de extinción en las que trabajan más de 50 vehículos de tierra y 18 medios aéreos.

El incendio avanza sin control debido a la tramuntana en la zona, que sopla con rachas de hasta 90 km/h, lo que provoca que el fuego avance muy rápido hacia el sur. La consejera de Interior, Montserrat Tura, ha explicado que "ningún flanco está estabilizado ni hay previsión de que esto ocurra en poco tiempo", porque el fuego "se mueve de lado a lado".

El incendio ha provocado el corte al tráfico de la autopista AP-7 y la N-II, en ambos sentidos, y Tura ha solicitado a los conductores que no suban hacia el Alt Empord porque "no podrán cruzar la frontera". Los vehículos que provienen de Francia están siendo retenidos en la Frontera, donde hay tres kilómetros de cola.