Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marín expulsa al diputado Martínez Pujalte del Congreso por increpar al ministro Alonso

Los servicios de prensa de la Cámara aseguran que es la primera vez en la historia que se toma esta medida extrema

El pleno del Congreso, en el que se debate el envío de más tropas a Afganistán, ha sido escenario esta tarde de una bronca sin precedentes a cuenta del caso Bono. Desde el inicio de la sesión, según informa Camilo Valdecantos, los diputados del PP, capitaneados por Vicente Martínez Pujalte, no han parado de proferir gritos e insultos contra el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, que defendía el proyecto del Gobierno. Después de llamarle tres veces al orden, el presidente de la Cámara, Manuel Marín, ha expulsado a Martínez Pujalte. Los servicios de prensa de la Cámara aseguran que es la primera vez en la historia que se toma esta medida extrema.

La sesión se ha iniciado con un rumor que ha ido a más, con gritos de dimisión y "detención ilegal" y pateo de los escaños incluido. Entre los más alborotadores, Martínez Pujalte ha llegado a preguntar al ministro en reiteradas ocasiones y en voz alta si le iba "a detener", en alusión a la condena de cárcel a los tres policías que detuvieron a dos militantes del PP, lo que ha llevado a Marín a apercibir al diputado, primero en dos ocasiones y luego por una tercera vez, medida que lleva aparejada su expulsión. En un principio, Martínez Pujalte ha permanecido en su escaño, ha dicho a Marín que no pensaba irse y le ha retado a "llamar a la policía" para que le detuvieran, al mismo tiempo que cruzaba las manos uniendo las muñecas, en claro gesto de disposición para ser esposado.

Cuando Marín le ha hecho notar las consecuencias reglamentarias que podía acarrear su actitud, ha optado -varios minutos después y tras una indicación de Eduardo Zaplana- por abandonar el pleno, ovacionado por sus compañeros de filas, que después han generado la segunda gran bronca de la tarde, con más pataleos y voces de "fascista", "dimisión" y "libertad". A su salida del hemiciclo, Martínez Pujalte ha hecho una reverencia burlesca e irónica a Marín y a los bancos socialistas. El ministro Alonso ha tomado entonces la palabra y ha sido continuamente interrumpido e increpado por la bancada del PP, hasta el punto de que en varios momentos de su discurso ha sido imposible escucharle. La sonada protesta, en la primera ocasión que Alonso subía a la tribuna del Pleno del Congreso tras su nombramiento como titular de Defensa, incluía gritos, pateos y voces de todo tipo.

"Ésta es la España que quiere el PP"

Manuel Marín no ha querido continuar con en su enfrentamiento con el PP y no ha hecho más llamadas al orden, con lo que el ministro intentaba hablar y se encontraba con los gritos. "Ésta es la España que quiere el PP, la del enfrentamiento descarnado y cainita, la manipulación del parlamento sirviéndose de mentiras. Es su estilo, nada nuevo", ha alcanzado a decir el ministro en medio del vocerío. Tras la intervención del ministro, al que los diputados de la derecha casi no le han permitido hablar, el portavoz parlamentario del PP ha hecho un alegato contra Alonso, que era el responsable de Interior cuando se produjo la detención de los dos militantes populares, en el marco de la manifestación a favor de las víctimas del terrorismo en la que José Bono fue increpado.

Zaplana ha anunciado, aunque no es la primera vez, que su grupo planteará la reprobación de Marín por haber expulsado a Pujalte, ya que en su opinión no existe "ningún tipo de proporción" entre lo ocurrido en el hemiciclo y la sanción impuesta. El portavoz del PP ha acusado a Marín de actuar de forma "arbitraria" y contra el Reglamento y de "provocar" al PP con la expulsión. Para Zaplana, esta decisión es "la primera consecuencia desde el punto de vista parlamentario" de la sentencia del caso Bono. "Militantes detenidos, diputados expulsados: ésa es la España del PSOE", ha exclamado Zaplana. El PP ya anunció su intención de reprobar a Marín en diciembre de 2004, aunque finalmente no lo hizo, por negarse a dar la palabra a Zaplana en un debate sobre la reforma de la ley que regula los nombramientos de altos cargos judiciales.

Los servicios de prensa de la Cámara, consultados por este periódico, no recuerdan que se haya producido nunca antes la expulsión de un diputado. Marín ha defendido su "gran sentido de la prudencia" en este incidente y ha recordado al portavoz popular las reiteradas advertencias. "Ustedes comprenderán que así no podíamos seguir", ha añadido, para recordar que el Tribunal Constitucional ha dictado doctrina sobre este tipo de incidentes y, por tanto, "siempre queda el recurso de amparo". Entrevistado en La Ventana de la SER, Pujalte ha dicho: "No había más motivos que otros días para expulsarme". Para el portavoz socialista, Diego López Garrido, la expulsión ha sido consecuencia de una estrategia "preparada y orquestada" por el PP. "Los ciudadanos rechazan a los políticos que se comportan como vulgares agitadores vociferantes", ha añadido.