Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La espantada de Tamayo se preparó al día siguiente del resultado de los comicios en Madrid

El escolta contratado para proteger y vigilar a Tamayo y Sáez recibió la primera llamada el 27 de mayo de 2003

La operación que impidió la llegada al poder de los socialistas en la Comunidad de Madrid en 2003 se puso en marcha al día siguiente de conocerse el resultado definitivo de las elecciones en las que el PP perdió el gobierno regional, informa la Cadena SER. El escolta que protegió a los ex diputados tránsfugas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez asegura en un manuscrito al que ha tenido acceso la SER que le llamaron por primera vez para realizar labores de protección y vigilancia el 27 de mayo de 2003, sólo 48 horas después del cierre de los colegios electorales.

El escolta José Antonio Expósito recibió ese día una llamada en la que un alto cargo de una empresa de seguridad le adelantaba que se iban a poner en contacto con él para un servicio. Dos días después, el 29 de mayo, llegó la llamada que le habían anunciado.

Expósito escribe en uno de los manuscritos que obran en poder de la Cadena SER: " Sobre media mañana me llama una persona para un familiar suyo, pues teme que le pueda pasar algo; cuando le pregunto qué teme (…) me comenta que en los próximos días se producirán unos acontecimientos en Madrid y que la mayor parte del tiempo el señor al que hay que proteger estará en un despacho".

Vigilar y proteger a Tamayo y Sáez

El escolta relaciona estas llamadas con el encargo que recibió y llevó a cabo pocos días después: vigilar y proteger a Tamayo y Sáez tras la espantada con la que provocaron el vuelco político en Madrid en beneficio del PP el 10 de junio.

Los dos diputados tránsfugas trataban de ocultarse aquellos días en habitaciones de hoteles reservadas por empresarios del sector inmobiliario y de la construcción. En sus declaraciones ante la policía y el juez, Expósito relacionó con este encargo a Dionisio Ramos, entonces gerente de la Universidad Complutense y ex alto cargo del PP en Madrid.

Una compleja trama

Todos estos detalles forman parte de la compleja trama que cambió el color político del Gobierno de Madrid y que permitió que Esperanza Aguirre llegara a la presidencia de la Comunidad.

La Cadena SER adelantó ayer que empresarios afines a la presidenta regional han contratado a este escolta. Desde hace unos días, trabaja para el presidente de Intereconomía, Julio Ariza, editor de varias publicaciones de ultraderecha y uno de los empresarios más beneficiados por el Gobierno del PP en Madrid, según la citada cadena. El escolta ha decidido ahora guardar silencio sobre sus denuncias y ha cambiado de abogado en vísperas de tener que declarar de nuevo ante el juez este viernes.