Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

Malestar en el PSC porque Maragall consultó en secreto con ERC un posible cambio en su Gobierno

La formación nacionalista bloqueó a corto plazo la reforma del Ejecutivo, de la que tampoco sabía nada el otro socio del tripartito, ICV

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, comentó ayer con el líder de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod-Rovira, su intención de hacer cambios en su Gobierno, lo que ha provocado malestar en el seno de su formación, el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), que no estaba informado de las intenciones de su líder. Tampoco a su otro socio en el Ejecutivo tripartito, Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV-EUiA), le ha sentado bien la iniciativa de Maragall. En cualquier caso, el cambio no se llevará a cabo a corto plazo, porque ERC se ha negado a ello.

Maragall no informó a su partido ni a ICV-EUiA de sus intenciones. Según fuentes de los socialistas catalanes, el primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, no estaba al tanto. Sin embargo, una vez ha trascendido públicamente la noticia, el presidente de la Generalitat ha explicado sus planes al Consejo Nacional de su partido; allí, los dirigentes del PSC han escuchado con semblante serio el discurso de Maragall, que ha expresado su voluntad de "relanzar y mejorar" su Gobierno tras la aprobación de la reforma del Estatuto en las Cortes autonómicas y porque "lo mejor está por venir". Algunos, entre los que se cuenta la vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre, no han aplaudido sus palabras.

Al malestar en el seno del PSC se le une el de ICV-EUiA. Su presidente, Joan Saura, ha dicho al respecto: "Yo no tengo nada que decir porque yo no he hablado con el presidente de la Generalitat y, por tanto, como no he hablado, no sé cuáles son las intenciones del presidente, y cuando las comunique entonces diré mi opinión".

Fuentes del Departamento de Presidencia de la Generalitat han recordado poco después que sólo Maragall tiene "la facultad" de nombrar y cesar consejeros. Sin embargo, ha sido la negativa de ERC a hacer cambios antes de enero la que ha frenado al presidente autonómico. "Ahora no toca y no es un buen momento para hacer, si debe hacerse, algún tipo de retoque", ha indicado hoy el secretario general de este partido, Joan Puigcercós. "Pero la reflexión (de Maragall) es buena", ha añadido.

Por su parte, el presidente de Convergència i Unió, Artur Mas, ha terciado en la polémica ha calificar de "urgente" la necesidad de que Maragall reforme su Gobierno y defina su programa para "acabar con este desbarajuste y desencanto".