Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair apoya la alianza de civilizaciones propuesta por el presidente Zapatero

El primer ministro británico agradece al jefe del Gobierno español su apoyo tras los atentados

El primer ministro británico, Tony Blair, ha recibido hoy al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para discutir la coordinación de la lucha contra el terrorismo islamista y el futuro de la Unión Europea. En la rueda de prensa posterior al encuentro, Blair ha apoyado la alianza de civilizaciones que propone Zapatero y le ha agradecido al presidente español su apoyo tras los atentados que han golpeado el transporte público de Londres.

El presidente del Ejecutivo español ha subrayado la "solidaridad" del pueblo español" con el Reino Unido y las víctimas de los atentados del pasado día 7 contra la red de transporte público de Londres, que causaron 52 muertos -además de los cuatro suicidas- y 700 heridos.

Zapatero ha asegurado además que el riesgo del terrorismo de carácter islamista es "global" y va más allá de las decisiones que cada país adoptó en torno a la intervención militar en Irak.

El primer ministro británico tuvo que lidiar con la pregunta de si Londres está más seguro hoy que hace dos años, cuando empezó la guerra en Irak. "No puedo añadir nada a lo que acaba de decir el primer ministro (Zapatero)", contestó Blair. "Todos estamos frente a esta amenaza y todos juntos debemos luchar, así de simple es".

Blair ha explicado que habló con el jefe del Gobierno español de la "manera de combatir la radicalización de los jóvenes musulmanes en nuestras comunidades" y de la "cooperación entre ambos países mediante el intercambio de información".

Reformas en la UE

Ambos mandatarios han coincidido en la urgencia de avanzar en el proceso de reformas de la Unión Europea para hacerla más competitiva en un mundo cada vez más globalizado.

El primer ministro británico ha explicado que el Reino Unido y España ponen el mismo y fuerte acento en la justicia social y en el desarrollo de una "economía moderna y competitiva" capaz de hacer frente a los nuevos desafíos, tanto dentro como fuera del espacio comunitario.

En ese sentido, Zapatero ha calificado de "acertada" la iniciativa británica de celebrar este año una cumbre informal de la UE para imprimir ritmo a las reformas. Para el presidente español "Lisboa no puede esperar", en referencia a la agenda adoptada en el año 2000 en la capital portuguesa para hacer de la Unión Europea la economía más competitiva y dinámica en 2010.