Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos dicen que legalizar el matrimonio homosexual es "imponer a la sociedad un virus"

El portavoz de la Conferencia Episcopal rechaza la reforma educativa y del divorcio que prepara el Ejecutivo socialista

El secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, ha cargado esta mañana contra las reformas sociales que prepara el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y especialmente contra el matrimonio entre personas del mismo sexo. Para Camino, la legalización de este tipo de uniones supondrá "imponer a la sociedad un virus" e introducir en la misma "moneda falsa por la fuerza de la ley".

Durante su intervención en el programa Los Desayunos de TVE, el portavoz episcopal ha considerado "falso" que la unión de dos hombres "sea un matrimonio", y ha subrayado que la anunciada reforma del Codigo Civil para hacer posible el matrimonio entre personas del mismo sexo "tendrá consecuencias negativas para la organización de la vida social" porque, a su juicio, pone en cuestión la institución del matrimonio.

Una ley "contraria a la razón"

"La Iglesia no impone nada a nadie; lo que será capaz de imponer algo será la existencia de una ley que, en nuestra opinión, escontraria no a la fe católica, sino a la razón", ha asegurado el representante de la Conferencia Episcopal, quien ha añadido que una norma así "no ha existido en ninguna civilización del mundo". En su opinión, el futuro texto será "injusto, porque tratará de igual forma lo desigual". Pese a estas declaraciones, Camino ha querido dejar claro que la Iglesia española no tiene "nada personal" contra los homosexuales y ha asegurado que este colectivo "tiene los mismos derechos que los demás "en cuanto ciudadanos".

Asimismo, el portavoz ha subrayado la intención de la Iglesia católica de emprender una serie de iniciativas para dar respuesta a lo que ha denominado una "coyuntura de temas que se están llevando a la opinión pública". En todo caso, no ha querido que esta campaña se interprete como "un ataque contra nadie, sino como una ayuda a los católicos a entender su fe". La misa "no debe utilizarse como un arma política arrojadiza contra ningún gobierno ni para crear estados de opinión, y si la convertimos en un mitin más nos equivocaremos", ha dicho.

Contra la reforma educativa y del divorcio

Martínez Camino también se ha despachado a gusto con la reforma socialista para agilizar el procedimiento para que el divorcio pueda ser efectivo sin el trámite previo de la separación. Para el religioso, esto es como reducir el matrimonio al nivel de un contrato de compraventa y que además introduce el repudio en la legislación vigente. "El matrimonio es un compromiso de vida entre dos personas, y juega un papel social de esa manera como ninguna otra realidad humana", ha defendido.

Respecto a la enseñanza de la religión en la escuela pública, Martínez Camino ha recordado que la Iglesia no trata de imponer esta enseñanza a nadie, pero ha pedido respeto al derecho del 80% de padres que cada año inscriben a sus hijos en la asignatura de Religión. A su juicio, cualquier medida que marginalice, ponga fuera del horario escolar, o establezca una alternativa basada en salir al recreo o marcharse a casa, no será respuesta adecuada a este problema. "Un Gobierno que pretende ser generoso en la ampliación y extensión de los derechos civiles también tiene que serlo en este caso", ha aseverado.

Actitud "extraña e inexplicable"

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha querido terciar en la polémica entre Iglesia y Gobierno para criticar la actitud de los obispos. Antes de participar en un acto literario en la Casa de América, González ha considerado "inexplicable" y "extraño" que la jerarquía eclesiástica esté "como calentando el ambiente" para que se cree algo en España que "está superado como es el laicismo frente al clericalismo". "Es inútil, porque la Iglesia tiene su espacio y creo que debería ser más respetuosa con el Gobierno", ha subrayado.

Más información