Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guardia civil mata de un tiro a un marroquí que trataba de cruzar la frontera en Ceuta

El fallecido, de 55 años, formaba parte de un grupo de porteadores que intentaba atravesar la frontera de manera ilegal

Un marroquí de 48 años ha muerto esta tarde por disparos de la Guardia Civil efectuados en el perímetro fronterizo que separa la ciudad autónoma de Ceuta y Marruecos. El incidente ha tenido lugar después de que un grupo de 30 o 40 porteadores marroquíes tratasen de forzar la vallas de la frontera española en la zona conocida como Oued Dayua (Río Seco), a tres kilómetros y medio del paso fronterizo de El Tarajal, informa Rocío Abad.

MÁS INFORMACIÓN

Según fuentes cercanas al caso consultadas por ELPAIS.es, dos agentes de la Guardia Civil se han desplazado a la zona tras comprobar cómo los inmigrantes trataban de entrar en territorio español. Los marroquíes han recibido a los guardias civiles arrojando piedras con honda. En respuesta, los agentes han lanzado botes de humo para dispersar al grupo. La multitud ha seguido arrojando piedras y uno de los agentes, que se había incorporado en prácticas al servicio un día antes, ha desenfundado su arma y ha disparado al aire. Poco después, al comprobar que los marroquíes seguían sin dispersarse ha vuelto a disparar, alcanzando en la boca a uno de los inmigrantes, Mustafá Lahrach, padre de seis hijos, que ha muerto en el acto.

La versión ofrecida por la Delegación del Gobierno en un comunicado señala que "a las 13.45 horas se sorprende a un grupo de porteadores intentando forzar una valla del perímetro fronterizo", por lo que acuden dos agentes, que repelen la agresión con material antidisturbio, pero no logran frenar el ataque "por la gran violencia del grupo". "Al acabarse el material antidisturbios", según la misma versión oficial, "y no tener mas material para protegerse del ataque los guardias se separaron para buscar refugio". Entonces, "uno de los agentes sacó su arma y realizó un disparo intimidatiorio pero al cambiar de posición y debido a los escarpado del terreno, tropezó y se produjo otro disparo que alcanzó de manera fortuita al porteador que se encontraba a 60 metros de distancia".

El hecho ha ocurrido dos días después de que la Delegación del Gobierno confirmara oficialmente que este año se han producido un total de 230 apedreamientos a agentes de la Guardia Civil con el resultado de 24 guardias lesionados y 46 vehículos dañados.