Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La central del Sil será tan potente como una nuclear

Gas Natural Fenosa podrá aumentar enormemente su capacidad de producción eléctrica gracias al proyecto de la nueva central hidroeléctrica reversible que horadará el Cañón del Sil con un túnel de cinco kilómetros.

El documento que estudia la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil especifica que la potencia instalada será de 763 megavatios. Esa capacidad supera ampliamente la energía que produce la central nuclear de Santa María de Garoña (466 megavatios) y se sitúa cerca de la producción de la mayoría de centrales nucleares de España, en torno a los 1.000 megavatios por reactor. Por ejemplo, Almaraz I tiene una potencia máxima instalada de 967 megavatios.

Desde la empresa aseguran que el proyecto se encuentra en una "fase muy preliminar", en el inicio de los trámites previos a la declaración de impacto ambiental (DIA). Dada la "situación embrionaria", matizan que no es posible decir si "finalmente se tomará la decisión de llevarlo a cabo". Y recuerdan que no supondría la construcción de ninguna presa nueva, sino que aprovecharían las existentes. Fuentes de la Confederación Hidrográfica afirman que es un proyecto que necesita ser sometido a DIA.

Para el alcalde de Parada de Sil, las obras tendrían impacto en la zona. El socialista Francisco Magide aseguró que, sin conocer los detalles, "no se puede negar el impacto durante la ejecución", aunque matiza que habría que estudiar "los efectos positivos", como la generación de empleo. Y recuerda que "no hay que hacer una balsa nueva".

Turbinas bajo tierra

La empresa pretende perforar el cañón con un túnel de cinco kilómetros, otro de kilómetro y medio, excavar un pozo de 450 metros de profundidad y construir una enorme sala de máquinas subterránea. Esa caverna para las turbinas estaría a 120 metros bajo tierra y tendría las dimensiones suficientes para albergar un edificio como la catedral de Ourense. El agua se captaría en el Sil y se elevaría 600 metros de altura. En las horas de más demanda energética se dejaría caer por los túneles, haciendo girar las turbinas. Las obras se llevarían a cabo con voladuras y con una tuneladora como las que usan para el AVE, que penetraría en el cañón desde el pantano de Edrada, en donde se construiría una gran explanada. En la zona hay varios bienes de interés cultural, castros y una vía romana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de noviembre de 2011