Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Patronato advierte del riesgo de instalar un ascensor en la Alhambra

El alcalde seguirá adelante con su propuesta si no hay "daño arqueológico"

La primera reunión de expertos para abordar la posible conexión entre la ciudad de Granada y la Alhambra a través de unos túneles y un ascensor, como pretende al Ayuntamiento, se celebró ayer entre advertencias de la directora del Patronato por los riesgos que entraña la proposición. María del Mar Villafranca subrayó los "serios problemas patrimoniales" de la opción, que fue la propuesta estrella del PP durante la pasada campaña electoral.

El alcalde, José Torres Hurtado (PP), comunicó su "firme propósito de luchar hasta el final" para conseguir su objetivo, que es atraer el flujo de turistas que visita anualmente el monumento a la ciudad, ya que, según sostiene, los forasteros solo llegan a Granada, visitan la Alhambra y se van. La conexión, que se ha planteado con otras opciones desde hace décadas aunque nunca ha tenido éxito, garantizaría un mayor gasto, en su opinión, de los turistas en la capital.

Un grupo de técnicos evalúa el posible impacto del nuevo acceso

La directora del Patronato subrayó que el proyecto podría atentar contra la "integridad" y "autenticidad" del recinto, declarado por la Unesco Patrimonio Mundial. La reunión, que se prolongó durante toda la mañana, supuso una primera toma de contacto entre las partes propuestas por el Ayuntamiento y el propio Patronato. Recibieron la información, solicitaron al respecto más documentación y quedaron en analizar la propuesta a final de mes. En total son diez personas las que forman la comisión, dos de ellas sin voto. La mayoría procede del mundo universitario.

La responsable del Patronato de la Alhambra aclaró que no se trata tanto de si es técnicamente viable o no construir el ascensor, puesto que los avances existentes quizá lo permitieran, sino de preservar los valores que hacen que la Alhambra sea Patrimonio de la Humanidad. Es decir, su autenticidad. "Tenemos caminos medievales que debemos seguir manteniendo y valorando como acceso original al monumento" y también las "zonas de amortiguamiento" que son esenciales para un lugar que como la Alhambra tiene que controlar la masificación de turistas y regular los flujos. Cualquier actuación debe ser "muy sensible".

El alcalde, por su parte, prioriza la viabilidad del proyecto desde el punto de vista técnico. "Si nos dicen que al hacer el túnel se nos cae la Alhambra encima" la propuesta no saldría adelante. Sin embargo, frente a las cautelas del Patronato y también de la propia Junta de Andalucía, competente en Patrimonio, Torres Hurtado sostuvo que "si no hay daño arqueológico, ni geológico entraríamos a discutir" cuestiones como las que plantean desde conservación. "Las cosas se hacen cuando hay voluntad de hacerlas", insistió Torres Hurtado, consciente de que no está "ganada la batalla".

La Unesco ha mostrado su recelo ante propuestas que a priori acarrearían menor impacto lo que hace suponer que estará vigilante.

La directora del Patronato negó que rechace el "avance", pero recuerda la "sensibilidad" que hay que tener con la "fragilidad" de la Alhambra que debe respetar en todo momento los principios de conservación patrimonial que la rigen.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de octubre de 2011