Selecciona Edición
Iniciar sesión
CARTAS AL DIRECTOR

El chocolate del loro

Llama la atención que, cada vez que alguien pide que se recorten sueldos de políticos, o gasto en coches oficiales, o en viajes en clase especial, o en recepciones o fiestas, o en inauguraciones, o en mil cosas semejantes, se diga, por parte de los interesados (y no son solo los políticos) que se trata del "chocolate del loro", frase recurrente a más no poder. En cambio, sí se habla siempre de copago sanitario, de reducir profesores o ayudas a los mayores, es decir, recorte de servicios sociales.

Yo me pregunto si, a quienes emplean siempre la solución de reducir el gasto social, no se les cae la cara de vergüenza; es más, incluso emplean la palabra demagogia para calificar a quienes pedimos las reducciones de gastos que son más que prescindibles.

Será demagogia pedir que no haya un coche oficial mientras haya un anciano sin asistencia. Lo será exigir que un alcalde de cualquier localidad no gane más que el presidente del Gobierno. Puede que también lo sea pedir que los diputados y eurodiputados dejen de cobrar suculentas dietas mientras falte una plaza escolar, pero yo me apunto a esa demagogia. Porque entiendo que son muchos los loros a los que podría suprimirse el chocolate.-

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de agosto de 2011