ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 30 de julio de 2011
Series | Pantallas

Zombies húerfanos

Frank Darabont, el cerebro de 'The walking dead', abandona en la segunda temporada, que sigue adelante

Los Ángeles 30 JUL 2011

Para que luego digan de Juego de tronos. Para víctimas televisivas de su propio éxito, protagonistas que desaparecen del reparto de un hachazo y por sorpresa, nada mejor que The walking dead, la serie centrada en un mundo post apocalíptico poblado por zombis donde un puñado de humanos lucha por seguir siendo eso, humanos.

Basada en el cómic del mismo título de Robert Kirkman, esta serie de género y tan solo seis episodios en su primera temporada fue el fenómeno televisivo del pasado año consiguiendo una candidatura al Globo de Oro como mejor drama del año. ¿Su secreto? "Darlo todo. De ahí su intensidad. Ni nosotros mismos sabemos quién será el próximo en caer", afirmaba Andrew Lincoln, de algún modo al frente de un reparto plural en el papel del sheriff Rick Grimes en esta serie, que vio la luz gracias a dos nombres, la productora Gale Ann Hurd (que incluye entre sus éxitos la saga de Terminator) y el guionista, director y productor Frank Darabont.

"Frank es un friqui que pone toda su energía en hacerlo bien", opina Lincoln

"Aquí nunca damos nada por sentado. Tomamos las decisiones que sean necesarias para que la serie siga teniendo el mismo impacto", dijo Darabont durante la presentación de la segunda temporada en la Comic Con de San Diego (EE UU). Solo dos días más tarde, Darabont confirmó esta semana su marcha como cerebro de esta serie, trabajo que a partir de ahora recaerá en Glen Mazzara, veterano en el campo de la televisión gracias a The Shield y número dos en The walking dead. "La huella de Frank está por todo el proyecto", recordó con admiración el representante de la cadena AMC, Joel Stillerman, encargado de confirmar la noticia.

Si se trata de un problema de dinero, presupuesto o de cansancio con el ritmo que impone la televisión en un realizador de 52 años más acostumbrado al mundo del cine, nadie dice nada. Quizá porque todo está dicho en una serie donde el reparto en pleno nunca dejó de reconocer el trabajo de Darabont. "Es un friqui confeso", admitía Lincoln. "Alguien que me enseñó que un friqui es un entusiasta, alguien que pone toda su energía en hacerlo bien".

La marcha de Darabont se produce cuando la segunda temporada, de 13 episodios, ha rodado ya cuatro capítulos y cuenta con los guiones para otros ocho, gracias a la labor de Darabont quien, como recordó Kirkman, insistió en la necesidad de contar con "una habitación llena de guionistas" que trabajaran por adelantado.

Esta temporada transcurre en un ambiente más rural, fuera de la urbe, y donde este peculiar grupo de supervivientes se planteará eso mismo, cómo seguir con vida. "Digamos que esta segunda temporada va de adaptación, de cómo seguir viviendo en medio de esta plaga. Los zombis están ahí pero también están las alianzas que se forman dentro del grupo, las diferentes maneras de afrontar la nueva realidad", describe Norman Reedus, Daryl Dixon en la serie.

The walking dead arrancará su segunda temporada el 16 de octubre en EE UU y, en España, casi simultáneamente en la cadena Fox y posteriormente en abierto en La Sexta. Para entonces, la pregunta no será cómo comenzó la plaga, un detalle que los creadores prefieren no explicar en su totalidad, o quién seguirá vivo para el final de la temporada. La pregunta es si The walking dead sobrevivirá la ausencia de su cerebro, Frank Darabont.

Frank Darabont, la semana pasada en Comic Con, antes de anunciarse su renuncia. / DENIS POROY (AP)

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana