Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad calló sobre el Prado-Recoletos para evitar enfrentarse a Gallardón en la campaña

La declaración de impacto ambiental del plan para el eje Prado-Recoletos, último obstáculo para que el Ayuntamiento de Madrid pueda reformar este paseo, debería haberse conocido en abril pasado. Acababa entonces el plazo establecido para que la Comunidad de Madrid aprobara o desestimara la propuesta que le ponía sobre la mesa el Consistorio. Pero no se tomó ninguna decisión. A esas alturas, la precampaña ya estaba en marcha, y decirle que no a Alberto Ruiz-Gallardón en el que puede convertirse en el proyecto estrella de este mandato -las apreturas económicas no van a permitir acometer muchos más-, iba a devolver a los medios de comunicación el enésimo enfrentamiento entre el alcalde y Esperanza Aguirre.

En época tan delicada, lo que tocaba era mostrar buena sintonía entre ambos. Solo habían pasado unas semanas desde que Aguirre y Gallardón se sonreían cómplices desde la foto de portada de un suplemento dominical. La Consejería de Medio Ambiente optó por no tomar una decisión antes de las elecciones, pese a que el plazo expiraba, según confirman fuentes del Gobierno regional.

Pasados los comicios, era el momento de recuperar la cuestión. Al menos, eso pensó el Ayuntamiento, que la semana pasada envió una carta a la Comunidad de Madrid preguntando cuándo pensaban tomar una decisión sobre el impacto ambiental del proyecto municipal para el también llamado paseo del Arte. De momento, según confirman fuentes de la Concejalía de Urbanismo, no hay respuesta. Desde la Consejería de Medio Ambiente aseguran que el silencio administrativo significa en este caso que no dan permiso al Ayuntamiento para emprender la reforma. Lo cual crea una situación un tanto absurda. ¿Debe el Consistorio presentar otro proyecto? Si la Comunidad de Madrid no le dice qué es lo que no le gusta o qué debe cambiar, ¿cómo puede redactar una propuesta para que esta vez la apruebe Aguirre? En realidad, lo único que la Comunidad ve con buenos ojos es construir un túnel bajo el paseo del Prado. El Consistorio estudió esa alternativa, entre otras, y la descartó.

Este proyecto, de los arquitectos Álvaro Siza y Juan Miguel Hernández León, es uno de los más importantes emprendidos en Madrid en las últimas décadas y pretende transformar parte del eje de circulación norte-sur en un paseo peatonal. "Esa tardanza para un estudio medioambiental es excepcional", observa Hernández León; "solo se explicaría si se quiere atravesar una autopista por Doñana". La financiación, en este caso, no será un problema, aseguran en Urbanismo: "En cuanto esté la autorización se consignará en el presupuesto. Se trata de una inversión reducida porque las obras consisten básicamente en ampliación de aceras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 2011