Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece un bebé por las mordeduras de un perro

Un bebé de 14 meses falleció el pasado sábado en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo debido a las heridas que le causaron las mordeduras de un perro de gran tamaño, propiedad de su familia. El ataque se produjo cuando el niño estaba en brazos de su abuela en una vivienda de una urbanización a las afueras de la localidad de Layos, a 15 kilómetros de Toledo.

El bebé, que era nieto del industrial Claudio Ávila, secuestrado y asesinado en 1984, ingresó en el hospital a mediodía del sábado con heridas en el cuero cabelludo que afectaban al hueso craneal, según informaron fuentes del centro médico. A las seis de la tarde sufrió una parada cardiorrespiratoria, cuando se encontraba en el quirófano y era operado de las graves lesiones que sufría. Ya no pudo ser reanimado.

Los perros, que según informaron a Efe fuentes allegadas a la familia no eran de raza especialmente peligrosa, estaban encerrados en un corral vallado. De acuerdo con esas mismas fuentes, la abuela se acercó a ellos y el más grande "debió de sentir celos del bebé", se coló por la verja y se abalanzó sobre el niño.

La subdelegación del Gobierno en Toledo comunicó ayer a este diario que, de momento, se desconocen las causas del ataque y la raza del perro. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación. En Layos, según el alcalde, Rafael García-Patos, "posiblemente" se declaren tres días de luto, aunque primero deberá hablar con los familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de julio de 2011