Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
GRANDES TEMAS (1) La sanidad | Elecciones municipales y autonómicas

Balances opacos

El Gobierno no rinde cuentas en la Asamblea de cuatro de cada diez euros del presupuesto de la Comunidad

Es ya como una tradición. Cuando, hacia mediados de octubre, el consejero de Sanidad comparece en la Asamblea para dar cuenta de la ejecución de su presupuesto (que ronda los 7.000 millones de euros), los diputados de la oposición se levantan de sus escaños y se marchan. Tal cual. Es su manera de protestar por el hecho de que no se les facilite información sobre más del 90% del presupuesto sanitario. El PP suele responder recordando que la Ley de Hacienda, de 1990, no obliga a presentar información de los entes especiales de derecho público, que es la naturaleza jurídica del Servicio Madrileño de Salud (Sermas). Engloba nada menos que la atención primaria, los hospitales, recursos humanos y la atención al paciente.

El PP se ampara en que no tiene que dar información de algunos organismos

Aunque parezca mentira, casi cuatro de cada 10 euros del presupuesto total de la Comunidad de Madrid (16.700 millones de euros) no se controlan en el Parlamento regional. La Comunidad da la cifra global del gasto, pero no especifica, no desglosa. La Cámara de Cuentas (órgano de control del sector público de la Comunidad) ha afirmado en sus informes de fiscalización que "sería deseable" incluir los entes especiales como el Sermas entre los que deben presentar información detallada. "Los órganos que fiscalizan son la intervención general y la Cámara de Cuentas, como establece la ley", contestan desde la Consejería de Economía y Hacienda.

En la práctica, no hay control parlamentario del gasto público. Los 1.000 millones de más que suele gastar el Sermas no se justifican. Un ciudadano no puede saber, por ejemplo, cuánto ha pagado en los últimos años la Comunidad de Madrid al hospital privado Fundación Jiménez Díaz por la atención sanitaria que presta mediante un concierto. Este periódico ha solicitado esa información, pero el Gobierno regional no la ha facilitado. También ha pedido, sin éxito, la ejecución del presupuesto del Sermas.

La Fundación tenía asignada en las cuentas regionales de 2010 una partida de 211 millones de euros. Sin embargo, el Consejo de Gobierno aprobó en marzo un gasto de 288 millones. Según los presupuestos de 2011, la Fundación congela su aportación y recibe 211 millones, pero en marzo de este año se ha aprobado un gasto de 307 millones. Esos importes se derivan de una cláusula adicional (la cuarta en 2010 y la quinta en 2011) de "un concierto suscrito entre el Servicio Madrileño de Salud y la Fundación Jiménez Díaz". Un concierto que se modificó el 3 de marzo de este año y que, una vez más, la Consejería de Sanidad se ha negado a facilitar a este periódico. ¿Cuánto dinero recibe realmente la Fundación, que según su memoria de 2009 tuvo 246 millones de gastos? No hay manera de saberlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de abril de 2011