Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANNE LE STRAT | Adjunta a la alcaldía de París

"En un año hemos bajado un 8% las tarifas y ganado 35 millones"

Anne Le Strat es una bretona nacida en 1968 y criada en París que no muestra ninguna duda en sus convicciones. Es tajante cuando responde. Ahora es adjunta al alcalde de París, el socialista Bertrand Delanoë, y es responsable de una de las actuaciones más delicadas de su mandato: el rescate del servicio de agua del que se abastecen 3,5 millones de personas.

Pregunta. ¿Por qué el Ayuntamiento de París rescató el servicio de agua después de 25 años de participación privada?

Respuesta. Principalmente, constatamos que había opacidad financiera, una pérdida de control técnico y de la gobernabilidad del sistema. Nació en el equipo municipal una voluntad de volver a la gestión pública. El alcalde de París lo propuso como argumento político porque consideraba que, dado que el agua es un bien público, tenía que ser gestionado de forma pública. Por lo tanto, había razones políticas y de gestión. Pasamos de tres operadores a uno solo que gestionaba todo el ciclo.

P. ¿Por qué no controló el Ayuntamiento de París a las empresas ante a la opacidad financiera?

R. Es una tarea difícil, pero esto no quita la responsabilidad municipal. Ha habido, poco a poco, una pérdida de compromiso de la comunidad pública sobre el servicio. Es verdad que se dejó solo y sin control. Este examen es difícil cuando no se tiene un dominio operacional del sistema. Los contratos estaban centrados en la distribución y no en el análisis de como se prestaba el servicio. Los datos de gestión englobaban muchos aspectos y, para saber lo que costaba en realidad un servicio, había que entrar en la contabilidad general de una gran empresa.

P. ¿Es eficaz la gestión pública?

R. El modo de gestión pública lleva funcionando desde enero de 2010 y ya hemos conseguido ventajas económicas. Hemos logrado un beneficio anual de 35 millones. Unificar tres operadores nos permite aplicar una economía de escala y todos los beneficios se reinvierten en el sistema, ya que no hay reparto, por lo que se destinan a política social y al usuario. Hemos conseguido reducir la tarifa en un 8%.

P. ¿Son más eficientes que las empresas privadas?

R. Puedo hablar de la experiencia parisina, no de todos los casos. El servicio público puede estar bien gestionado. Todo el personal que trabajaba para los operadores privados se ha transferido, por lo que no hemos perdido el saber hacer. Nuestra gestión, además, tiene una visión a largo plazo. La lógica de los operadores privados es financiera, buscan aumentar los beneficios. Nosotros buscamos que sea un servicio sostenible, perdurable y con equilibrio financiero. Tenemos la estructura, la gobernabilidad y todos los sistemas para ser igual de eficientes. Además, se ha firmado un contrato con los ciudadanos que establece los objetivos y los indicadores de prestaciones, lo que permite y nos obliga a un control y evaluación permanente del servicio.

P. ¿Qué dificultades han encontrado en el rescate?

R. Económicamente, ninguna porque hemos esperado al final del contrato. Las dificultades han sido principalmente jurídicas al unificar estructuras diferentes, así como con la transferencia de personal y compra de bienes. Ninguna de estas dificultades ha sido insalvable.

P. ¿También es presidenta de Aqua Pública. Qué es esta asociación?

R. Somos una red europea de operadores que pretende demostrar que la gestión pública es posible, eficaz y mejor. Pero no sólo por militancia, podemos aportar pruebas de que es así realmente. Es muy importante la gestión pública, pero siempre acompañada del control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de abril de 2011