ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 6 de agosto de 2010
Los conflictos de África

Campbell recibió 'diamantes de sangre'

La supermodelo británica reconoce que le regalaron unas "piedras pequeñas y sucias" en 1997 en Sudáfrica, pero no confirma que proviniesen del dictador Charles Taylor

La justicia internacional no es un foro propenso al glamour, pero la jornada de ayer en el Tribunal especial de Naciones Unidas para Sierra Leona fue una excepción. Ante su sede de La Haya, que juzga a Charles Taylor, presidente de Liberia entre 1997 y 2002, por crímenes de guerra y contra la humanidad, compareció la modelo británica Naomi Campbell. Es una testigo insólita, pero la fiscalía había depositado en ella grandes esperanzas. Quería demostrar que recibió un puñado de diamantes de sangre de parte del procesado.

El regalo, entregado en 1997 tras una cena organizada en Sudáfrica por el antiguo presidente, Nelson Mandela, probaría la participación de Taylor en el tráfico de piedras preciosas. Él lo niega, pero la acusación dice que así armó al Frente Unido Revolucionario (RUF, en sus siglas inglesas) de Sierra Leona con el dinero obtenido por la venta de diamantes en Suráfrica. Nerviosa, Campbell admitió haber recibido de dos misteriosos emisarios "unas piedras pequeñas y sucias en una bolsita de tela". "No los reconocí como diamantes. Para mí son algo bonito, brillante y que viene en una caja. Ya saben", dijo con ingenuidad.

La Fundación Mandela niega que Campbell le donara el obsequio

El efecto del testimonio buscado por los fiscales no fue completo. No se pudo confirmar que los mandara Taylor. "Llamaron a mi puerta de noche y no se identificaron. Asumí después que eran diamantes en bruto, mandados por Taylor. Así me lo apuntaron la actriz Mia Farrow y mi ex representante, Carole White, presentes en el ágape", añadió la modelo.

Con la acusación algo desarbolada, la defensa aprovechó su turno. Courtenay Griffiths, al mando de la misma, sembró una duda poco frecuente en un tribunal de estas características. "¿No será que Carole White tiene razones de peso contra usted?", preguntó. "Así es", respondió Campbell. La patrona y su antigua empleada pleitean por un contrato roto, y la versión de White, bien distinta, fue leída en la sala de vistas. La estampa de la cena es similar, con Mandela y su esposa, Graça Machel, los anfitriones, en busca de ayuda para la Fundación Mandela. A su alrededor se sentaron Imran Khan, jugador paquistaní de cricket y hoy político, y su esposa, Jemima. También les acompañó el músico Quincy Jones, productor, entre otros, de Michael Jackson, y su acompañante. El círculo lo cerraban la actriz Mia Farrow, ex esposa del director Woody Allen, White, y Campbell y Taylor.

La modelo dijo ayer que el ex presidente liberiano estaba frente a ella, pero White asegura que se sentaron juntos. Y cuando, para sonrisa general, Campbell reconoció haberle preguntado solo por Liberia, "un país del que desconocía su existencia", White apunta "un flirteo suave y menciones sobre regalos de diamantes". Con todo, donde los relatos chocan de plano es por la noche. Los invitados venían de un viaje de 1.600 kilómetros en el Tren Azul, la versión africana del Orient Express, que les llevó de Pretoria a Ciudad del Cabo en 27 horas. "Estaba dormida cuando llamaron a mi puerta. Los enviados no entraron y dejé el regalo en la mesilla. Suelo recibir muchos", dijo la modelo. "Tocaron a mi habitación buscando la de Naomi. Les invité a unas coca-colas y luego fuimos a verla", asegura White en su testimonio escrito. "Yo no sé si ella estaba en el pasillo esperando, pero no apareció ante mi puerta", aclaró Campbell cuando le leyeron este pasaje.

Tanto Brenda Hollis, fiscal jefe del caso, como el defensor Griffiths, subrayaron "el horror" que White dijo sentir al saber que se trataba de diamantes. "No recuerdo haberla visto así", aseguró Campbell, para luego recalcar que no los había enseñado. "No iba a quedarme con un regalo cuando estaba en Sudáfrica para ayudar a niños desfavorecidos. Por eso busqué a Jeremy Ratcliffe, encargado de la Fundación Mandela, para donárselos". Para sorpresa general, en 2009 Ratcliffe explicó que "aún los tenía en su poder". La Fundación Mandela asegura que "nunca recibió diamantes".

Muy entera a pesar de los nervios, Naomi Campbell calificó de "incomodidad" su comparecencia. "Al leer que se acusa a Taylor de miles de crímenes, temí por mi familia", admitió. Curiosamente, dos de sus entrevistas más sonadas de los últimos meses han versado sobre los diamantes de sangre. La cadena estadounidense ABC los mencionó, y la vio marchar enfadada. A Oprah Winfrey, la poderosa presentadora, le confesó que no quería ser relacionada "con un hombre terrible"como Charles Taylor.

Historia sangrienta

- 1983. Charles Taylor, entonces funcionario del Gobierno de Liberia, desfalca un millón de dólares del presupuesto y huye a EE UU. Allí es juzgado por fraude y pasa un año en la cárcel. Se fuga y regresa a África.

- 1989. Taylor lidera una rebelión en Liberia que desencadena una guerra civil.

- 1991. Estalla una guerra civil en Sierra Leona que enfrenta al Ejército con la guerrilla que apoya Taylor.

- 1995. Acuerdo de paz en Liberia. Durante los seis años de guerra mueren más de 200.000 personas.

- 1997. Taylor gana las elecciones en Liberia con el lema: "Mataste a mi padre y

a mi madre. Te votaré". En septiembre se encuentra con Naomi Campbell y, supuestamente, le entrega varios diamantes de sangre.

- 2000. La ONU impone un embargo a los diamantes de Sierra Leona. Pero la guerrilla, que controla las minas, los exporta a través de Liberia y Costa de Marfil.

- 2002. Paz en Sierra Leona tras 11 años de guerra y 50.000 muertes.

- 2003. El Tribunal Especial de la ONU para Sierra Leona procesa a Taylor y este se exilia en Nigeria.

- 2008. Tras ser detenido en 2006, empieza el juicio contra él en el tribunal especial de La Haya. Los fiscales acusan a Taylor de 11 crímenes de guerra y contra la humanidad.

Naomi Campbell jura sobre la Biblia antes de prestar declaración en el tribunal de la ONU para Sierra Leona, ayer en La Haya. / ASSOCIATED PRESS

De izquierda a derecha: Jemima e Imran Khan, Naomi Campbell, Charles Taylor; Nelson Mandela y su esposa, Graça Machel; una mujer no identificada, Quincy Jones, Mia Farrow y Tony Leung tras la cena de 1997.

La modelo Naomi Campbell ha declarado sobre los supuestos diamantes que le regaló el ex presidente de Liberia en una cena benéfica organizada por Nelson Mandela en 1997. Campbell dice que recibió "una bolsa de tela con unas piedras pequeñas y sucias", por lo que, desconocía que se tratara de diamantes. Su testimonio es crucial para demostrar que Charles Taylor traficaba con joyas para financiar a la guerrilla revolucionaria. / AGENCIA ATLAS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana