ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 5 de junio de 2010

La lista de espera para operarse en la sanidad pública llega a tres años

Parc Taulí, Sant Pau y Bellvitge, los hospitales más 'lentos' - La demora media alcanza los 3,85 meses

La lista de espera para operarse de juanetes en el hospital de Bellvitge supera los 35 meses, casi tres años. Para una intervención de prótesis de rodilla en Parc Taulí, en Sabadell, las demoras son superiores a 25 meses. Y en Sant Pau, las fimosis se programan para dentro de dos años y medio. Parc Taulí, Sant Pau y Bellvitge -por este orden- se sitúan a la cabeza de la impopular y triste lista de los centros que acumulan mayores retrasos de programación en las 14 intervenciones quirúrgicas que el Departamento de Salud controla a la hora de contabilizar los periodos de espera de la sanidad catalana. A pesar de ello, tan solo una ínfima parte de los pacientes inscritos en estas listas -el 1,2%- aceptan ser operados en otros hospitales, como pueden hacer una vez transcurridos seis meses de espera.

A 31 de diciembre del pasado año, un total de 50.705 pacientes aguardaban para someterse a una operación quirúrgica en alguno de 70 hospitales de la red sanitaria catalana. El tiempo medio de espera era de 3,85 meses, periodo inferior a los seis meses que garantiza la Administración. Pero esos cuatro meses únicamente reflejan una media, porque existen enormes disparidades según el tipo de operación, la prueba diagnóstica y el centro hospitalario.

Si Parc Taulí, Sant Pau y Bellvitge se sitúan al frente de los peores, los mejores son los centros de Campdevànol (Ripollès), el municipal de Badalona y el de Santa Caterina de Girona, que acumulan plazos de espera inferiores al mes y medio en intervenciones como cataratas, hernias, fístulas o varices. También es cierto que la presión asistencial de estos centros es muy inferior a la que sufren los ocho hospitales de referencia del Instituto Catalán de la Salud (ICS), entre ellos los de Vall d'Hebron, Bellvitge, Joan XXIII y Arnau de Vilanova, y otros de mayor tamaño, como el de Sant Pau y el Clínic, y tampoco cubren las 14 patologías sometidas a control administrativo, con lo pueden administrar más cómodamente los horarios de quirófanos.

Doble presión en el ICS

"Los hospitales que pertenecen a la red del ICS soportan una doble presión. Por una parte, deben realizar las 14 operaciones quirúrgicas incluidas en los controles, y por otra, también actúan como hospitales de referencia de su demarcación y, por tanto, realizan cirugías mucho más complicadas", asegura Francesc Brossa, director del Área de Servicios y Calidad del Servicio Catalán de la Salud (SCS).

El Departamento de Salud dice que ha hecho un esfuerzo para reducir los periodos de espera en cirugía. A pesar de algún que otro repunte por causas estructurales, según Brossa, el plazo de 4,33 meses de media de los ocho centros del ICS es idéntico al de dos años atrás, cuando el número de personas con tarjeta sanitaria era muy inferior. Ahora es de 7,6 millones.

Sin embargo, los hospitales que gestiona el ICS acumulan plazos de espera -no más de 30 días- superiores a los de los centros concertados, la mayoría de ellos en manos públicas, de ayuntamientos, consorcios u órdenes religiosas. Mientras que la demora en los centros del ICS es de 4,33 meses, en los concertados es de 3,41 meses, un plazo que permanece invariable a lo largo de los años."Los datos confirman la existencia de mayor agilidad y menor rigidez en los centros concertados que en los del ICS, que se mueven con un presupuesto cerrado. En cambio, en los concertados, que se rigen con un contrato, el Servicio Catalán de la Salud puede ampliar las cuotas quirúrgicas", señala Boi Ruiz, presidente de la patronal Unión de Hospitales.

Y es que los centros concertados se financian a través del SCS por dos conceptos: uno per cápita con relación al número de pacientes y otro en función del número de intervenciones quirúrgicas que realizan. De ahí que a medida que se practican operaciones, las listas de espera se vayan reduciendo. Otra cosa es que la Administración no disponga de más recursos para comprar un número mayor de operaciones, y otra que los propios hospitales, concertados y públicos, se encuentren al borde del colapso y sean incapaces de absorber más demanda. "Al comprar los paquetes, por ejemplo las prótesis, cuando se terminan ya no se realizan más operaciones", precisa Carmen Navarro, secretaria de la federación de Sanidad de Comisiones Obreras.

"Los objetivos de actividad se cumplen con creces, porque, si no, los hospitales no reciben la contraprestación económica. Si realizan más de lo comprado, las intervenciones se pagan a un precio marginal", explica Brossa.

Pero existen algunas experiencias novedosas en la sanidad catalana que se han demostrado eficaces, como la de Vallès Oftalmologia, empresa que presta servicio a los hospitales de Granollers, Sant Celoni y Mollet. En seis años ha conseguido reducir notablemente las listas de espera de cataratas en Sant Celoni y Mollet, hasta plazos inferiores a la media, un máximo de dos meses.

No obstante, como apunta Navarro, hecha la ley, hecha la trampa. "Siempre existen mecanismos para disimular las listas de espera, porque a un paciente le inscriben a partir de que el especialista le prescribe la intervención. ¿Y los tres o cuatro meses que han pasado desde la primera visita?", se pregunta. Esta sindicalista advierte de que, aunque algunas esperas han disminuido, los recortes en la financiación y las medidas anticrisis "afectarán a la calidad del servicio y se degradará". Carmen Navarro apunta, por ejemplo, la rebaja de los conciertos, el recorte de plantillas y las jubilaciones y bajas no cubiertas.

Mari Carmen Sabaté, presidenta de la Asociación de Usuarios de Sanidad, admite el esfuerzo de la Administración para reducir las listas quirúrgicas, pero alerta de que este hecho ha incrementado las esperas de las pruebas diagnósticas. "Como solo se controlan 14 patologías, se esconde la realidad de otras intervenciones más comunes y que sufren unas demoras terribles. Y además los hospitales priman las incluidas en las listas, con lo que el resto se ralentiza".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana