Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... ROSA MIRIAM ELIZALDE

"En Cuba tardo seis horas en subir un vídeo en YouTube"

Las dictaduras navegan mal por Internet, donde circulan ideas, noticias e imágenes con rapidez y libertad. Rosa Miriam Elizalde, directora de Cubadebate -una web (http://www.cubadebate.cu/) que nació en 2003 y cuyo subtítulo es una declaración contra el terrorismo mediático-, tiene un trabajo imposible: vender un régimen que está perdiendo su halo de símbolo y empieza a ser blanco de críticas, también desde la izquierda. "Cuba no es el paraíso pero tampoco es como se pinta. Hay una campaña de satanización".

Durante la comida, en el Café de Oriente de Madrid, Elizalde desgrana las penurias tecnológi-cas con las que se enfrenta ("tardo seis horas en subir un vídeo a YouTube") y otras de la vida cotidiana de una madre de una hija de 16 años. "Se sorprendería de lo críticos que son los cubanos. Si va a una reunión y escucha lo que allí se dice pensaría: 'Este país se viene abajo', pero llega el 1 de mayo y un millón de personas marchan por la calle. Hay quien dice que son borregos, pero nadie va casa por casa golpeando la puerta. Si hay un elemento aglutinador es el rechazo a la injerencia de EE UU. (...) Decir que Cuba es una dictadura es un cliché".

La periodista cubana lleva una web oficial, pero aquí no se libra del 'acompañante'

A su lado, un hombre de traje oscuro y antiguo, que se presenta como presidente de una asociación local de escritores, devora una pizza de quesos del país. La directora de Cubadebate le deja hablar cuando la conversación se empina. Es cuando ella aprovecha para comer. Tenía capricho de algún plato vasco en honor de su abuelo, pero se conforma con una sepia a la plancha.

Cuando habla el hombre uno tiene la sensación de que es el encargado de que no surjan los grises, de que fluyan las palabras de siempre. "Sufrimos un embargo tecnológico. EE UU nos impide el acceso al cable submarino; dependemos de las conexiones por satélite en las que la velocidad es muy lenta", se queja la periodista. "El embargo no es una excusa, sino una realidad cotidiana. Cuba fue el último país de América Latina en acceder a Internet en 1996 debido a la Ley Torricelli y aún nos prohíbe el acceso al comercio electrónico. Tengo 43 años y he vivido toda mi vida bajo él. No podemos comprar software y si lo hacemos es en otros países y pagamos ocho veces más. Creamos la web con programas gratuitos en Internet". La mujer habla despacio, sin perder la sonrisa. "Cuando entro en la Red aquí, me quedo maravillada de la velocidad".

A Elizalde no le gusta la bloguera Yoani Sánchez (http://www.desdecuba.com/generaciony/), premio Ortega y Gasset de 2008, que considera un producto construido desde España: "Tiene detrás un aparato publicitario para dar rostro a una retórica anticubana. Su blog está en un servidor en Alemania y tiene 60 veces la conectividad de toda Cuba".

Ya en los cafés (nadie probó dulce ni alcohol), el periodista se anima y cuenta algunos chistes cubanos cargados de disidencia. Ella sonríe tímidamente pero el hombre del traje contraataca con otros oficialistas que carecen de gracia. Recuerda a un alumno en la URSS en plena perestroika. El profesor de historia animó a su clase a salirse del carril doctrinal del PCUS en los exámenes. Todos hicieron un esfuerzo excepto el alumno. El profesor molesto con él, dijo: "¿Acaso no tiene ideas propias?". El chico respondió: "Sí, pero no estoy de acuerdo con ellas".

Café de Oriente. Madrid

- Judías pintas y escalopines.

- Sepia a la plancha.

- Pizza de quesos del país.

- Zumo de naranja y agua.

- Tres cafés.

Total menús: 49,55 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de mayo de 2010

Más información