Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 39 fotografías femeninas de la España democrática

Marisa Flórez trae a Santiago sus imágenes de la Transición

En 1977, Marisa Flórez fotografió a Rafael Alberti entrando en las Cortes del brazo de Dolores Ibárruri, La Pasionaria, que acababa de regresar a España tras casi 40 años de exilio. Otra imagen de la fotoperiodista leonesa, la de Susana Estrada con el pecho al aire junto a Tierno Galván, se convertiría en uno de los testimonios gráficos más representativos del destape. Las dos caras de la época, la política y la social, están muy presentes en Mulleres, la exposición que Flórez, editora gráfica de EL PAÍS, inauguró ayer en el Aula Sociocultural de Caixa Galicia de Santiago, organizada por la diputación de A Coruña. Comisariada por Xurxo Lobato, la muestra homenajea a las figuras femeninas, algunas célebres, otras anónimas, que marcaron la naciente democracia.

La crónica gráfica de Flórez incluye a Lola Flores, Susana Estrada o Carmen Romero

Para Flórez no hay una fotografía más especial que otra. "Todas forman parte de mi historia personal, pero también de la historia de este país", explica la fotógrafa para recalcar el papel de la mujer en la recuperación de las libertades cívicas. Es el caso de una Oriana Fallaci acongojada ante las sepulturas de los últimos fusilados de la dictadura, fotografiada en Hoyo de Manzanares en 1977, o de las reclusas de Yeserías, que dormían apiñadas en la ristra de camas de una sala interminable que hacía de habitación común. "No tenían intimidad", recuerda Flórez, que acudió en dos ocasiones a la prisión, desmantelada en los años 90. También forman parte de la exposición las imágenes de la primera manifestación de gitanos en Madrid y de las chabolas del barrio de Villaverde Bajo.

En el mosaico de Mulleres, además de las figuras célebres -como Carmen Romero en el acto de investidura de Felipe González o la infanta Cristina en animada charla con Lady Di- hay cabida para las historias anónimas. "Quería mostrar las luces y las sombras", afirma Flórez. A principios de los años 90, fotografió el abrazo de una abuela y una nieta separadas por la dictadura argentina y poco después la vuelta a España de Chavela Vargas tras los años de silencio impuestos por sus adicciones. Fue en la Residencia de Estudiantes, donde la cantante, que posó sola en medio de una sala desierta, "demostró que no necesitaba a nadie, porque toda la fuerza la tenía ella".

Lola Flores, con los ojos llorosos tras admitir sus problemas con Hacienda, Lola Herrera en Cinco horas con Mario, Annie Leibovitz o las chicas Almodóvar completan el reparto de mujeres imprescindibles en la historia reciente de España. Hasta el 7 de abril estarán en Santiago y después iniciarán una gira por otras ciudades y pueblos gallegos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2010