Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona tendrá una red de buses 'superrápidos'

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) anunció ayer la reforma de la red de autobuses urbanos. Se implantarán líneas de alta velocidad que cruzarán la ciudad por 11 calles (seis en sentido mar-montaña y cinco en paralelo al Mediterráneo). Estas líneas tendrán paradas más espaciadas y lograrán así mayor velocidad. En algún caso supondrán la eliminación de la línea a la que suplan. Las primeras empezarán a funcionar este año en el tramo central de la Ronda del Mig.

Los estudios de demanda señalan que la mitad de las 725.000 personas que diariamente utilizan los autobuses urbanos optarán por las nuevas líneas. El Ayuntamiento había pedido a TMB que reorganizará el transporte de superficie para darle más velocidad. La reforma ha sido asesorada por la UPC y el catedrático de la Universidad de California, en Berkeley, Carlos F. Daganzo.Daganzo señaló que se puede reformar el sistema de autobuses en Barcelona y aumentar la frecuencia con un tercio de los vehículos que ahora circulan. Eso sí, las paradas estarían más distanciadas. Àngel López, del área de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, reconoció que lo que ya no funciona es crear más carriles para autobuses porque no se aumenta su velocidad.

Las nuevas líneas se organizarán de modo que, en el 90% de casos, supondrán un único transbordo para ir de un punto a otro. Este transbordo nunca estará a más de 100 metros, según Ignasi Armengol, de TMB. El nombre del nuevo servicio será Retbus y los vehículos tendrán un color distinto del rojo actual.

Marc Garcia, de la Autoridad del Transporte Metropolitano, apuntó que el futuro no pasa por crear más líneas, sino por racionalizar las que hay. Las administraciones no pueden aumentar la subvención al transporte público, que supone el 60% del coste. Salvador Rueda, de la Agencia de Ecología Urbana, propone restringir el tráfico en tres de cada cuatro calles del Eixample, lo que, dijo, aumentaría la velocidad de los autobuses y reduciría las emisiones de gases que causan la muerte a 3.500 personas al año en la Región Metropolitana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de febrero de 2010