Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno encarga a Javier Solana la estrategia española de seguridad

El ex 'superministro' de la UE dependerá directamente de La Moncloa

Javier Solana, Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea durante los últimos diez años, ya tiene nueva tarea. El Consejo de Ministros le encargó ayer la dirección del proceso de elaboración de la estrategia española de seguridad, un documento en el que por vez primera deben plasmarse los riesgos para la seguridad de los españoles y la manera de hacerles frente.

La estrategia española de seguridad fue una promesa del presidente José Luis Rodríguez Zapatero en su último discurso de investidura, en 2008, cuando prometió remitir a las Cortes un documento que defina objetivos, señale prioridades, cuantifique dotaciones y planifique los esfuerzos organizativos y presupuestarios. La idea, sin embargo, había quedado aparcada y ahora el Gobierno no sólo ha decidido desempolvarla sino también ponerle plazo: antes del próximo 30 de noviembre.

El documento deberá ser aprobado en noviembre de 2010

El ex ministro no ocupará ningún cargo ni tendrá un sueldo

No es una fecha casual: de un lado, se deja pasar la presidencia española de la UE, en el primer semestre del año próximo, cuando la agenda internacional está más apretada; y de otro, se hace coincidir con la elaboración del llamado "nuevo concepto estratégico" de la OTAN, que debe aprobarse en la cumbre de la Alianza Atlántica prevista en Lisboa al final de 2010.

España cuenta con una directiva de defensa nacional, que se elabora al inicio de cada legislatura, y el PP aprobó un libro blanco y una revisión estratégica. Sin embargo, todos estos documentos han sido cocinados por el Ministerio de Defensa, por lo que tienen un fuerte cariz militar, pese a la intervención de otros departamentos.

El objetivo del Gobierno es que la estrategia española de seguridad parta de una concepción global en la que no primen los riesgos específicamente militares, sino que se atiendan otros como el terrorismo internacional, el calentamiento global o el desabastecimiento energético.

Según las fuentes consultadas, Solana tendrá despacho en La Moncloa y contará con un equipo de apoyo en Presidencia del Gobierno, con el que colaborarán expertos de los ministerios de Defensa, Asuntos Exteriores o Interior, entre otros. Es un modelo similar al que tuvo el actual director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz, mientras se encargó de preparar la presidencia española de la UE en materia de Defensa y Seguridad, pero, a diferencia de aquel, no ostentará ningún cargo ni tendrá sueldo.

La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega destacó ayer la "gran experiencia y conocimiento" de Solana. Él fue el impulsor, en 2003, de la estrategia de seguridad europea (que por primera vez define los desafíos para la seguridad de Europa, la metodología, los medios y los socios con los que hacerles frente) y también de su actualización, en diciembre de 2008. Antes, como secretario general de la OTAN entre 1995 y 1999, dirigió la revisión del Concepto Estratégico de la organización, que todavía está vigente.

El encargo supone también un reconocimiento a un veterano dirigente socialista. Nacido en Madrid en julio de 1942, es uno de los pocos dirigentes de la etapa de gobierno de Felipe González -ocupó cuatro ministerios- que aún sigue en activo.

La decisión de Zapatero de optar por la continuidad de Joaquín Almunia como comisario europeo dejó sin posibilidad de repetir a Solana, que el pasado 1 de diciembre fue sustituido por la británica Catherine Asthon como alta representante.

Solana ha descartado continuar en la política activa, pero no a realizar alguna tarea pública. Además del encargo que ayer le hizo el Gobierno, ha fichado por la escuela de negocios Esade para presidir su nuevo centro de investigación en Economía y Geopolítica Global.

El PP da la bienvenida

La portavoz del PP en la Comisión de Defensa del Congreso, Beatriz Rodríguez Salmones, dio ayer la bienvenida a que el Gobierno haya encomendado a Javier Solana la dirección de la elaboración de la Estrategia Española de Seguridad, ya que entiende que el que fuera máximo responsable de Política Exterior y Seguridad de la UE "tiene todas las posibilidades de hacerlo bien" al ser "una persona de la máxima solvencia". "Lo juzgaremos por los hechos pero, teniendo en cuenta el gran trabajo de Solana al frente de la Política Exterior y Seguridad de la UE, entendemos que tiene todas las posibilidades de hacerlo bien", dijo Rodríguez Salmones a la Europa Press.

Rodríguez Salmones recordó que el PP había avisado sobre la "seria laguna" que suponía tener una directiva de Defensa sin contar antes con una estrategia nacional, de ahí que diera la bienvenida a que el Ejecutivo de Zapatero "se ponga al trabajo". La portavoz popular reclamó también una "gran participación parlamentaria" en la elaboración de esa Estrategia Española de Seguridad, una petición que trasladará directamente a Solana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 2009

Más información