Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto hispano-marroquí

Apoyo de tres premios Nobel de Literatura

El drama de Aminetu Haidar ha traspasado las fronteras españolas. Hasta tres premios Nobel -el alemán Günter Grass, el italiano Dario Fo y el portugués José Saramago- se sumaron ayer, junto con otros escritores de fama mundial y de distintas corrientes ideológicas -entre ellos Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Eduardo Galeano- a una carta promovida por un colectivo de artistas españoles y enviada a la Casa del Rey en la que se pide a don Juan Carlos que intervenga para salvar la vida de la saharaui.

La carta, leída ayer por Pedro Almodóvar, flanqueado por los líderes de UGT, Cándido Méndez, y de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, como muestra del apoyo de la sociedad civil a esta propuesta, es muy clara y evita entrar en la cuestión política.

"Al límite de un desenlace dramático, deseamos solicitar una intervención explícita de la Casa Real española ante el monarca alauí. No podemos permanecer silenciosos mientras Aminetu está a punto de morir. El problema del pueblo saharaui, tan largamente aplazado e ignorado, se encarna ahora en el sacrificio de esta mujer, hija de una mujer española. Tiempo habrá, llegado el momento, de atender las derivaciones políticas de este caso. Ahora consideramos urgente y necesario que esta mujer salve su vida. Nos dirigimos a usted con este propósito, le rogamos utilice su prestigio y ascendiente ante el rey de Marruecos para preservar la vida de Aminetu".

El texto, muy cuidado en el tono y que finaliza con un "respetuosamente", ha recibido el respaldo de intelectuales de casi todos los países de América Latina, pero también de India, Angola y Mozambique, y en especial de España, donde hay más de 200 firmantes, entre ellos buena parte de los directores y actores más conocidos, intelectuales y varios periodistas.

La iniciativa ha surgido precisamente del grupo de artistas que lideraron las protestas del no a la guerra de Irak en 2003. Juan Diego Botto, uno de ellos, relató que cuando se habla con Haidar "es fácil ver que no responde a ninguna presión", al contrario de lo que sostiene Marruecos, y recordó que el Rey tiene una excelente relación con la monarquía alauí, que podría servir para desbloquear la situación. La propia Haidar envió un mensaje de "profundo agradecimiento a la sociedad española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009