ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 17 de noviembre de 2009
Reportaje:

Mercedes contra el 'efecto Alonso'

El gigante alemán responde al fichaje del español por Ferrari con la compra de Brawn y vuelve a tener equipo propio en la F-1 - Seguirá suministrando motores a McLaren hasta 2015

El deseo de Mercedes de tener su propio equipo en la parrilla de la fórmula 1 venía de lejos. Lo intentó con McLaren, pero la escudería británica era demasiado fuerte para permitir que un constructor alemán se adueñara del equipo. Sin embargo, su empeño persistió. Y ayer se concretó cuando su presidente, Dieter Zetsche, anunció oficialmente que Daimler acababa de comprar el 75,1% del accionariado de Brawn. Mercedes compitió en F-1 en 1954 y 1955 y dio dos títulos a Juan Manuel Fangio. Se retiró como consecuencia del accidente que uno de sus coches sufrió en Las 24 Horas de Le Mans y que provocó 82 muertes. Desde entonces regresó sólo como suministrador de motores. Hasta ahora.

McLaren recuperará por 140 millones las acciones de su firma que posee Mercedes

La operación no sólo pretende situar un equipo Mercedes en la parrilla de salida de 2010, sino también contrarrestar el impacto causado por el fichaje de Fernando Alonso por parte de Ferrari. Mercedes logra de esta forma situarse en la primera línea, junto a Ferrari, que espera renacer tras un 2009 para olvidar, y McLaren, que se anuncia muy competitiva.

La compra de Brawn se realizó a través de dos grupos que comparten la propiedad de Mercedes: Aabar Investiment se quedó con el 30% y Daimler con el 45,1%. El 24,9% restante sigue en poder de los antiguos propietarios, encabezados por Ross Brawn y Nick Fry. El valor total de la escudería se colocó en 100,1 millones de euros, lo que supone un incremento brutal teniendo en cuenta que incluso se cuestionó su continuidad en la F-1 cuando Honda abandonó en diciembre de 2008. Sin embargo, el título de pilotos (Jenson Button) y el de constructores elevaron el valor. Aabar pagó 30 millones. Daimler, 45,4.

Mercedes mantuvo en los últimos meses una ardua negociación con McLaren, con la que tenía compromisos muy firmes hasta el final de 2011. La marca alemana posee el 40% del accionariado de McLaren desde 1999, cuando adquirió además los compromisos de suministrar motores gratuita y exclusivamente al equipo hasta 2012, la obligación de financiar el 50% de los gastos del equipo y un acuerdo para adquirir otro 30% de acciones en 2007 para ostentar ya el 70% y quedarse la propiedad. Ron Dennis, el presidente de McLaren, incumplió este último acuerdo al ceder un 30% al banco Mumtalakat Holding, de Bahrein. Sin embargo, ayer se firmó una renovación del contrato de suministro de motores por parte de Mercedes a McLaren hasta 2015.

De esta forma, Mercedes no sólo tendrá su propio equipo en la parrilla de salida de 2010, sino que además su estrella lucirá en los McLaren, con los que mantendrá vínculos los próximos años. McLaren se compromete a comprar el 40% de las acciones de Mercedes entre 2010 y 2011 por un importe total de 140 millones de euros. "Así nos sentiremos más libres", precisó Dennis; "la F-1 seguirá siendo una actividad básica en nuestros planteamientos, pero tenemos la intención de irnos convirtiendo en una fuerza tecnológica y económica cada vez más sólida". McLaren está a punto de lanzar un nuevo deportivo con motor propio.

No parece que McLaren vaya a sufrir con toda esta operación. Pero para Brawn la llegada de Mercedes con todo su potencial supone recuperar el pulso y mantener la posibilidad de seguir dentro de la élite de la fórmula 1. La inversión de Daimler en su nueva escudería será de unos 150 millones de euros en los próximos dos años. Pero las exigencias serán también importantes.

Los acuerdos establecidos dejan claro que el equipo se llamará Mercedes y abandonará el nombre de Brawn y que el coche del año que viene se denominará MGP01 y tendrá un predominio del color gris plateado.

Pero más importante que todo eso es que el constructor alemán se reserva cuestiones tan fundamentales como los contratos con los patrocinadores, las relaciones con la asociación de equipos, la decisión sobre los pilotos y su contratación y la orientación de la escudería. Ross Brawn seguirá como director y mandará en el paddock y en la pista. No queda clara, en cambio, la función de Nick Fry, hasta el momento coordinador general.

A partir de ahora, la coordinación del equipo quedará en manos de Norbert Haug, vicepresidente de Mercedes Motorsport y hasta ayer segundo hombre fuerte de McLaren. Brawn se mostró encantado.

Rosberg tendrá un volante

La entrada de Mercedes en Brawn cambiará el panorama de la escudería a todos los niveles. La influencia de Norbert Haug en la decisión del fichaje de los dos pilotos para 2010 va a ser determinante. En realidad, fue ya Mercedes la que más se involucró en el fichaje de Nico Rosberg como piloto oficial, que se cerrará definitivamente en los próximos días. Pero ahora puede cambiar incluso la situación del británico Jenson Button, actual campeón mundial, que sigue negociando con Ross Brawn.

A partir de este momento, las negociaciones debería asumirlas Haug. El acuerdo con Button debe resolverse fácilmente porque el único punto de conflicto era que Brawn se negaba a pagarle los nueve millones de euros que exige. Ahí no debería haber problema.

La cuestión es si Button interesa a Mercedes. Probablemente, sí, aunque ellos quieren colocar al alemán Heidfeld. Pero, en cualquier caso, es un interés a corto plazo. El objetivo prioritario de Mercedes es hacer un equipo alemán muy fuerte con Rosberg y Sebastian Vettel en cuanto éste quede libre del contrato con Red Bull.

Jenson Button (Brawn), por delante de Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes), durante el Gran Premio de Bahrein, en abril pasado. / AFP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana