Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno en minoría por maternidad

La baja de dos ediles socialistas en un pueblo de Murcia deja a la corporación a merced de la oposición y reabre el debate sobre conciliación en política

María Dolores Muñoz y María del Mar Costa, ambas con poco más de 30 años, comparten al menos dos cosas: las dos son concejales del PSOE en Bullas (Murcia) y las dos van a ser madres de manera inminente, prácticamente, a la vez. El hecho sería sólo una anécdota en este municipio de 12.000 habitantes del noroeste murciano pero, mientras dure la baja maternal de ambas, el grupo socialista, que gobierna con ocho concejales, se quedará en seis y no tendrá mayoría para sacar adelante sus propuestas frente al PP, al menos mientras dure la baja maternal, seis semanas como mínimo.

Ambas tendrán sus bebés entre la semana que viene y la primera de octubre y, mientras, el alcalde Esteban Egea (PSOE) reconoce que ha descubierto que "hay una laguna legal, porque no está recogido en ninguna ley qué hay que hacer en estos casos". Por eso ya ha pedido a la Junta Electoral que habilite una fórmula "que permita mantener en los plenos la relación de fuerzas salida de las urnas". De momento, no parece posible. Por ello el regidor pide que puedan delegar en sus compañeros o votar desde casa.

El Ministerio de Igualdad presentó en verano ante la Comisión de Igualdad del Congreso un dictamen sobre las reformas necesarias que posibiliten los permisos de maternidad y paternidad de los cargos electos españoles. Aunque, en principio, sólo se refería a diputados nacionales y autonómicos, fuentes del ministerio aseguran que podría aplicarse también con concejales. El informe, encargado al Observatorio de Derecho Europeo, Autonómico y Local de la Universidad de Granada, señala la sustitución temporal del cargo electo como la opción mejor, pero esta propuesta necesitaría una reforma de la Ley Electoral.

También se habla del voto telemático: en el Parlamento valenciano, la socialista Mercedes Sanchordi se convirtió en diciembre en la primera diputada de España en votar desde su casa. Sobre esta situación, el informe plantea adaptar el artículo 79 de la Constitución, donde se recoge la necesidad de que los acuerdos se aprueben por la mayoría de los "miembros presentes", y sugiere utilizar las nuevas tecnologías de la comunicación para suplir la presencia física de manera satisfactoria. El dictamen descarta, en principio, la opción de la delegación del voto ya que la Constitución recoge expresamente que el voto (al menos el de senadores y diputados) "es personal e indelegable".

En Cataluña o Andalucía, la ley ya ha sido modificada para señalar que "los diputados y diputadas que por razón de maternidad o paternidad, o en los supuestos de enfermedad prolongada, no puedan cumplir con su deber de asistir a los debates y votaciones del Pleno, podrán delegar el voto en otro diputado o diputada, o efectuarlo por un procedimiento telemático que garantice su voto".

Las dos concejales socialistas, a las que no les hace ninguna gracia hacerse famosas "por esto", sólo pretenden que se garanticen sus derechos como políticas y como mujeres. Sus futuros hijos se van a llamar Adelaida y Arturo y sus madres esperan que "cuando se dediquen a la política las cosas hayan cambiado con las bajas de maternidad y con otras muchas cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de septiembre de 2009