ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 22 de julio de 2009
Entrevista:JOHAN BRUYNEEL | Director del Astana | TOUR 2009 | 16ª etapa

"Hay incompatibilidad entre Lance y Alberto"

Johan Bruyneel se ha convertido en este Tour en el punto de mira de un debate permanente entre Armstrong y Contador. Mánager de ambos, no rehuye el problema, y anuncia que su futuro esta fuera del Astana y probablemente con Armstrong.

Pregunta. Se le ve menos en las salidas, está menos visible en este Tour...

Respuesta. Intento no estar mucho en el centro de atención por las mañanas, no quiero estar siempre en el punto de mira...

P. ¿Difícil mantener el equilibrio entre dos grandes orgullos de dos grandes campeones?

R. Sí, no ha sido fácil. Ya sé que para los medios ha sido una cosa formidable, pero siempre he sabido que la carrera pone finalmente a cada uno en su lugar. Hoy son primero y segundo, y alguna razón habrá para que esta ambigüedad entre los dos se esté resolviendo así. Si estuvieran en equipos diferentes seguramente también serían primero y segundo.

"Nunca ha habido un clic químico entre Contador y yo. Pero no hay ningún conflicto"

"Mi relación con Armstrong es otra cosa. Va mucho más allá de lo profesional"

"Siempre he pensado que el Tour sólo lo podíamos ganar con el corredor español"

"Es muy probable que yo haga otro equipo y que en él esté el norteamericano"

P. Usted, sin embargo, está más cerca de Armstrong. ¿Observa celos en Contador?

R. A Alberto le he dicho desde el principio que mi relación con Lance va más allá de la que puedo tener con cualquier otro corredor del equipo. Hemos vivido muchas cosas juntos desde 1999 y no es sólo una relación corredor-mánager o corredor-director. Y si me siento con Lance en el avión a Limoges, en ningún momento pienso que no sea la cosa más normal del mundo. Si los medios lo quieren manipular... Pero no es tan importante lo que los medios piensan o dicen. Intento hacer las cosas bien, las cosas que mejor me hacen sentir, nunca hago algo que vaya contra mi forma de ser.

P. Con el pasado le une Lance, con el presente, también. ¿Su futuro pasa más por Lance o por Alberto?

R. Hay varios elementos que hay que tener en cuenta. El primero es lo que ha pasado con el patrocinador del equipo este año, lo que deja clara una cosa, que mi futuro no está en Astana. Ya se vio muy claro en Mónaco con la conferencia de prensa de Vinokúrov, y desde entonces espero a ver qué pasa, pero está claro. Para mí es inimaginable seguir en el equipo si Vinokúrov vuelve. Eso por un lado. Por otro, el futuro profesional de cada uno depende de lo que quiera cada uno. Es muy probable que yo haga otro equipo y es muy probable que Lance esté en ese equipo. En cuanto a Alberto, es otra cosa. Depende de cómo vean las cosas él y su entorno. He hablado de ello con él, le he dicho abiertamente cuál era mi intención y le he preguntado qué pensaba. Digamos que ya sé que hay muchos interesados en Alberto, y que hay una cierta incompatibilidad entre Lance y Alberto. Eso no quiere decir que hayamos cerrado la puerta, ni él ni nosotros. Eso es lo último que hemos hablado.

P. ¿Qué opina del posible retorno de Manolo Saiz ligado a Vinokúrov?

R. Ya he oído eso, pero me cuesta trabajo imaginarme que sea verdad. Lo he oído por ahí, pero no sé si es verdad. No sé si es sólo un rumor en el pelotón o si tiene algo de verdad.

P. Vinokúrov, que recupera la licencia el día 24, quiere correr la Vuelta.

R. Encuentro un poco raro que alguien que no está en el equipo dé una conferencia de prensa hablando de un programa que no ha tratado con el responsable del equipo. Para mí es una situación frustrante.

P. En este Tour se ha notado la presencia de Mark Parker, el dueño de Nike. ¿Significa algo para su futuro proyecto?

R. Hay una buena relación personal, y es esponsor personal de Lance, pero puedo garantizar que no será el patrocinador principal de mi futuro equipo.

P. ¿Cómo es su comunicación con Armstrong y con Contador?

R. Diferente. Con Lance es una comunicación más allá de lo profesional, con Alberto, puramente profesional, y ha sido así desde el principio. No es una relación tan intensa, pero sí correcta. Me comunico mediante la Blackberry; con Alberto en español, con Lance en inglés.

P. ¿Cómo cambió la relación con Contador tras conocerse el regreso de Armstrong en mitad de la Vuelta?

R. No cambió ese día, aunque comprendí que para él sería una situación difícil. Intenté ponerme en su lugar y comprendí que no era nada fácil. Si yo tuviera 25 o 26 años y me pasara eso, no sé cómo habría reaccionado, pero no muy bien. No sé lo que habría hecho, y por eso comprendo ciertas reacciones.

P. ¿La fricción con Contador comenzó antes o entonces?

R. No ha sido tanto una fricción. En 2007 estuvimos bien, en 2008, ¡ummm...!, bien, pero simplemente profesional. Por una razón u otra, nunca ha habido un clic químico entre los dos. No sé cuál es la razón, y él puede decir lo mismo de mí. Hay gente que se lleva bien y gente que no tanto, pero no hay ningún conflicto.

P. ¿El Tour se está desarrollando como había previsto?

R. Sí. De entrada, mi intención fue coger el amarillo lo más tarde posible. Y si hubiera podido elegir, tampoco lo habríamos cogido en Verbier. La estrategia pasaba porque lo hubiera cogido Hincapié el sábado con dos minutos y lo hubiera defendido en Verbier para cederlo en Le Grand Bornand [la etapa de hoy].

P. ¿Pero esta táctica no ha podido acumular impaciencia en Contador, que tenía la necesidad de hacer hablar a sus piernas?

R. Sí, sí, y en Verbier siguió el plan establecido por la mañana en el autobús. Y he querido esperar porque sé por experiencia que lo más que se pueda esperar y lo más prudente que se sea, es lo mejor. Porque el Tour no está ganado, aunque todo el mundo lo piense.

P. ¿Qué es lo más difícil de correr un Tour con dos líderes?

R. Para mí no ha sido tan difícil. En la carretera ha sido muy fácil. Si hubiéramos salido con un equipo clásico, con un solo líder y todos con él, en un recorrido como el de este año, en el que no hay grandes puntos decisivos en los que se pueda prever lo que va a pasar... No hay etapas decisivas. Hay tres etapas con final en alto, y dos, Arcalís y Verbier, no eran muy difíciles. Y en el Ventoux no se sabe si podrá haber más diferencias. Era un Tour de saber gestionar las diferencias y aprovechar la crono por equipos, que nos dio más ventaja de la que podía esperar.

P. ¿Antes de empezar pensaba que podía ganar el Tour con cualquiera de los dos o sólo con Alberto?

R. No. Siempre he pensado que sólo lo podía ganar con Alberto, aunque durante la carrera ha habido momentos en los que Lance me ha sorprendido por su nivel, por ejemplo en Arcalís y en los Vosgos, porque en Verbier ha estado por debajo de su nivel, o en su nivel, no sé. Pero la lógica dice que Contador era el más fuerte. Antes y durante la carrera. Ahora Lance es segundo, y no sé si podrá resistir ahí o no, no es nuestro objetivo. Pero es segundo, y hace unos meses nadie le habría creído capaz.

P. ¿La derrota le ha hecho más querido, más humano?

R. Quizás, quizás y probablemente sí. Hay algo en Francia que hace más amados a los perdedores. Fignon decía que nunca se le había querido tanto como cuando perdió el Tour por 8 segundos.

P. ¿Y es alcanzable copar el podio en París?

R. ¿Quiere que no me dejen volver a entrar en Francia?

P. Contador no quiere hablar inglés en las ruedas de prensa. ¿Es un error?

R. Primero, una cosa, Alberto tiene un inglés mucho mejor de lo que la gente piensa. Sabe expresarse en inglés. Pero, de todas formas, es mejor que se exprese en su propia lengua para que no haya malas interpretaciones. Aunque siempre hay traducciones que...

Johan Bruyneel. / AFP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana