Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ezker Batua se rompe en dos

Unos 200 miembros de la corriente crítica Alternatiba Eraikitzen se van para crear un nuevo partido - El cisma deja a EB sin una veintena de cargos

El cantado cisma en Ezker Batua (EB) ya es una realidad. Oskar Matute, ex parlamentario de esta formación y cabeza visible de la corriente de opinión crítica Alternatiba Eraikitzen (Construyendo la Alternativa), consumó ayer la fractura interna. Unos 200 militantes, el 15% de los afiliados de EB, ha decidido abandonar la formación y se embarca en la aventura de crear una nueva organización política con otros sectores de la izquierda social, sindical y política. La decisión es "firme e inapelable", explicó Matute. El nuevo partido pretende presentarse a las elecciones forales y municipales de 2011.

Alternatiba Eraikitzen ha tardado cuatro meses y medio en desligarse completamente de la formación. Las posiciones que han mantenido en los últimos tiempos Matute, por un lado, y Javier Madrazo y su sucesor al frente de EB, Mikel Arana, por otro, han resultado irreconciliables y forzado la salida de los críticos. Los pésimos resultados de EB el 1-M -perdió dos de sus tres parlamentarios- y su "nula capacidad de regeneración", según ha criticado Alternatiba, han precipitado la marcha. La fuga de estos 200 afiliados podría suponer el anticipo de un goteo de bajas en las próximas fechas, apuntan fuentes de los críticos.

La nueva formación pretende concurrir a las municipales y forales de 2011

"Comenzamos, a partir de hoy [por ayer] como Alternatiba Eraikitzen y bajo la denominación de Alternatiba, una andadura política independiente de EB, una vez constatada esa necesidad de generar un gran bloque de izquierdas en Euskal Herria y la imposibilidad de que las actuales herramientas existentes y conocidas por la ciudadanía puedan abordarlo, por falta de ganas o por incapacidad", explicó Matute durante la presentación en Bilbao del partido político en ciernes.

Matute, acompañado por dos ediles de EB (Ander Rodríguez, de Mondragón, y Jonathan Martínez, de Carranza), ambos también junteros, anunció que Alternatiba trabajará por formar una organización nueva "soberanista, netamente de izquierdas y anticapitalista". Su objetivo es erigirse en una fuerza "de contraste y de confrontación" con el futuro Gobierno del PSE, que, a su juicio, "nace dudosamente legitimado" y "demasiado escorado hacia la derecha por su pacto vergonzante con el PP".

Alternatiba asumirá como "legítimos y propios" los cargos públicos que abandonen EB, que suman ya una veintena. Los más destacados son los concejales Duñike Agirrezabalaga y Jon Lasa, que forman parte del equipo de gobierno con el PSE y Aralar en San Sebastián. La escisión se hará especialmente visible en las Juntas Generales de Guipúzcoa, donde dos de los cuatro junteros, Rodríguez y Lasa, están alineados con el sector crítico y abandonan EB.

Matute explicó que todos los cargos electos que secunden su proyecto conservarán el puesto y seguirán defendiendo el programa con el que se presentaron a las elecciones bajo la marca EB-Aralar y mantendrán los compromisos suscritos en todos los ámbitos.

La dirección de EB reaccionó de inmediato a través de una nota en la que exigió a los críticos que devuelvan sus cargos públicos porque fueron obtenidos bajo sus siglas. "Les ampara la normativa vigente, pero no es lo mismo legalidad formal que legitimidad política", aseguró el partido dirigido por Arana, quien lamentó "profundamente" la marcha de este grupo de afiliados.

El EPK, que apoya al nuevo coordinador de EB, apeló a la "honestidad y coherencia" de Alternatiba para recordarles que sus cargos "no son más que la expresión colectiva de EB, a la que se deben hasta la terminación de su mandato".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de abril de 2009