Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRANCIS CAGIGAO | Ojeador del Arsenal para el Sur de Europa | Vuelta de los cuartos de la Liga de Campeones

"Cesc fue quien más me impactó"

Francis Cagigao (Londres, 1969) no quiere medallas pese a tratarse de un cazatalentos muy reputado. "Yo no tomo decisiones, Sugiero". La clave, dice, es el jefe, Arsène Wenger, que lanza a las figuras en la factoría del Arsenal.

Pregunta. ¿Qué clase de jugador fue?

Respuesta. Mediocre. Soy hijo de padres gallegos emigrados a Londres. Fui canterano del Arsenal y luego estuve en el Barça B, Racing, Wimbledon, Southampton, Ferrol, Yeclano y en el Lemos de jugador y después de entrenador. Llevo 12 años en el Arsenal.

P. ¿Cómo llegó a convertirse en ojeador?

R. Por accidente. Estaba sacándome los títulos de entrenador cuando en el Arsenal me hablaron de iniciar un sistema global de formación y captación de jugadores. Les dije que sí, pero sólo a tiempo parcial porque quería curtirme desde abajo como entrenador, en Tercera y el fútbol base.

"En Brasil han pasado del juego en la calle a las escuelas de fútbol, algo perjudicial"

"Lo ideal en un futbolista es mucha inteligencia y algo de intuición"

"El United es más rígido. Nosotros optamos por jugadores de banda flexibles"

P. ¿El primer jugador que recomendó?

R. Lauren [ex del Levante y el Mallorca], si bien a mí nunca me ha gustado decir que yo descubrí a alguien porque eso lo hicieron sus entrenadores de base o sus padres. Las secretarías técnicas están para captar información: el que toma las decisiones es el manager o el jefe de ojeadores, Steve Rowley.

P. ¿Cuántos países controla?

R. Cuatro o cinco, más torneos, pero a lo largo de la temporada te encuentras yendo a unos 25 países. La semana pasada estuve en Grecia y Turquía.

P. ¿Hay talentos en Grecia?

R. Hombre, en los países con más cultura de fútbol, como Brasil, hay más posibilidades. Allí juegan en la calle, aunque eso se va acabando, se va reduciendo a los campos de las escuelas de fútbol, lo que es perjudicial. El mister ha encontrado futbolistas desconocidos como Kolo Touré. Jugadores de Costa de Marfil del Asec Mimosas, un club muy conocido ahora, pero antes no. La clave es tener una red extensa y trabajadora.

P. ¿Cuántos ojeadores tiene el Arsenal?

R. Rowley es la única persona en la oficina de Londres. Y luego, ocho de campo y 15 a tiempo parcial. En Reino Unido lo cubrimos todo en el fútbol base. En España, sólo yo. Si hubiera demasiados, podría haber un exceso de información. Arsène está encima. Cuando el club ficha a un joven no es para venderlo, sino para jugar en el primer equipo.

P. ¿El jugador que más le impactó al verle la primera vez?

R. Cesc. Fue en Lloret de Mar, en el Torneo Mediterráneo Internacional. Jugó diez minutos y se lesionó. Tuve poco tiempo para valorarlo.

P. ¿Le ha sorprendido su madurez?

R. Muchísimo. Desde los 16 años, cuando debutó en el primer equipo, hasta hoy ha quemado muchas etapas. Y en cada una ha subido el reto. Wenger fue muy valiente al ponerle con 16 años. Sabía que no estaba preparado, pero que el día de mañana le daría rendimiento.

P. ¿Por qué lo hace?

R. Porque tiene un sentimiento muy puro del fútbol. Muchos dirán que no hemos ganado nada en los últimos años, pero hay que mirar lo que hemos gastado, lo saneado que está el club y las posibilidades de futuro.

P. ¿Puede Wenger hacer lo mismo en otro club?

R. Por supuesto. Otra cosa es si las directivas de otros clubes, con culturas distintas, le dejarían. Wenger lleva 13 años en el club. Alex Ferguson, 22 en el Manchester United, como antes Guy Roux en Francia. Acaban siendo instituciones. En los tiempos que corren, con la impaciencia que hay en la vida, es imposible que vuelva a pasar. Ahora se quiere ganar sin tener una base. Ferguson estuvo cuatro años sin ganar un título.

P. ¿Lo primero que le llama la atención de un jugador?

R. Su inteligencia. Hay un hilo muy fino entre la inteligencia y la intuición. Te puede llevar al engaño. Inteligencia es estar un paso por delante de cada jugada, saber lo que hay alrededor y en qué momento del partido estás. La intuición es lo que te hace improvisar o actuar con acierto sin pensar previamente. Lo ideal es mucha inteligencia y algo de intuición. Es muy agradable ver a uno que no es ni el más rápido, ni el más técnico ni el más potente, pero que está siendo el mejor. Zidane era tan inteligente y tan intuitivo que era el más efectivo.

P. ¿Fue Reyes un fiasco?

R. Su rendimiento fue muy alto con nosotros: 10 goles y 15 asistencias de promedio. Al marcharse, su rendimiento bajó.

P. Después de arrebatarle a Cesc y Fran Mérida, ¿cómo son sus relaciones con el Barça?

R. Ha habido algo de tensión, pero las directivas se han reunido y se ha llegado a acuerdos. La etapa final de su formación, la más importante, uno la recibió con nosotros y el otro está en proceso.Los jóvenes saben quién apuesta por ellos. El primer equipo tiene chicos de 21 años de una calidad inmensa. No veo mejor lateral izquierdo que Clichy. Diaby, Denilson, Vela y... Ramsey, fichado del Cardiff con 16 años. Tienen diez años de fútbol por delante.

P. Pero el modelo está cuestionándose en Inglaterra.

R. La prensa lo cuestiona todo. El problema es que eso acarrea las dudas de los directivos y la afición y aumenta la presión. Necesitas gente muy fuerte dentro. El Arsenal puede estar unos años sin ganar nada porque hay un plan, no navega sin rumbo. Es un equipo que nunca se ha quedado fuera de la Champions.

P. ¿Y el fichaje de Arshavin?

R. Es una apuesta del mister, que ha pensado que al equipo le faltaba madurez.

P. ¿Cómo ha sido el paso del boring Arsenal a este equipo?

R. Con 18 años, yo oía en las gradas el one-nil to the Arsenal. Cuando estuve en el club de chaval, el entrenador era George Graham, que creó un equipo ganador, pero con un modelo primitivo. El gasto también era muy inferior al de los demás, como ahora, pero con un equipo muy rocoso con Seaman, Dixon, Adams... Ahora es un fútbol abierto, dinámico, muy fluido.

P. ¿Ha leído Fiebre en las gradas, de Nick Hornby?

R. Sí, mi nombre aparece en el equipo juvenil ganador de la Copa de ese año. Y he visto la película. Captura la esencia del club y del hincha sufrido con un toque de humor muy británico.

P. ¿Es el Arsenal el más atacante de los grandes ingleses?

R. El Manchester United también tiene una dinámica de ataque, aunque más rígida porque Ferguson cree en dos mediocentros, dos extremos y dos delanteros. Nosotros optamos por jugadores de banda más flexibles, con más intercambio posicional. El Liverpool tiene el sello de un técnico muy táctico.

P. ¿Tiene glamour su labor?

R. Glamour tiene el futbolista. Yo me paso el 50% de mi vida solo, viajando por ahí, cuatro o cinco días fuera de casa de promedio por semana. Tengo un hijo de ocho años al que veo poco. Residimos en Monforte de Lemos. No he tenido una nómina que no haya procedido del fútbol.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de abril de 2009