Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO BASAGOITI | Presidente del PP del País Vasco

"Con Patxi López hay más sexo que amor"

Pregunta. El PP vasco ha bajado dos escaños y casi 70.000 votos. ¿Culpa de María San Gil o de que usted es un manta?

Respuesta. Yo creo que más bien es culpa de que estas elecciones eran muy jodidas para el PP. Había voto útil al PSE, la irrupción de UpyD, no gobernábamos en Madrid. Estábamos para habernos matado. Y al final hemos vivido.

P. En campaña llegó a hablar de lograr 20 escaños.

R. Bueno, es que yo soy de Bilbao. La verdad es que nadie daba un duro por nosotros. Y ahora somos los que elegimos al lehendakari.

P. ¿Y qué va a pedirle a Patxi López?

R. Compromisos en tres o cuatro políticas para que yo pueda salvar mi cara ante los ciudadanos. Pero él sabe que le tengo que votar. Lo que necesita de mí es estabilidad para que no le jodan vivo los primeros años.

P. ¿Ustedes se cobrarán ese apoyo en carne, en pescado o en alguna otra especie?

R. En especie educativa-cultural-interior. No va a ser en cosas de comer. Va a ser en cosas de respirar. De oxígeno. De oler.

P. Coca, maría...

R. María, mejor no me la toque [risas]. La coca, tampoco.

P. Cuando dijo que quería esas tres consejerías, ¿qué había bebido?

R. No había bebido. Pero la gente se pensaba que me había fumado un porro. Ahora yo soy el que pongo y quito lehendakari. Soy imprescindible. Por eso puedo pedir.

P. "No quiero que me metan el euskera por las orejas". ¿Asustarán a los niños de las ikastolas diciéndoles "¡Que viene Basagoiti!"?

R. No. Yo voy a contribuir a que estudie euskera o castellano quien le dé la gana. A mí lo que me fastidia es la imposición.

P. ¿Qué es más difícil: sustituir a María San Gil o hacer manitas con Patxi López?

R. Lo de María San Gil es complicado. Pero hacer manitas con Patxi López ya es cuadrar el círculo. Ahora me toca hacerlas. Le diré que me dé cariño, que me mire con buenos ojos y que no se olvide de que depende de mí.

P. Se sale de crecidito.

R. Yo tengo más novias. Y él sólo me tiene a mí.

P. Incluso pretende "que no nos quiera por gusto, sino por interés". ¿Descarta el enganche pasional?

R. Quizá lo nuestro sea más sexo que amor. Aunque no tengo duda de que a él le ponen más Madrazo, Ziarreta, Urkullu o Imaz. Pero tiene que estar conmigo, porque yo le doy la suma.

P. ¿Cómo se pasa de la bronca anti-PSOE de Rajoy en Madrid a encontrar sexy a los socialistas en Euskadi?

R. Poniendo el interés del país por delante del interés del partido. Más difícil que yo lo tiene Zapatero, que empezó intentando aislar al PP y aliándose con todo tipo de nacionalistas y ahora nos necesita para salir adelante aquí.

P. Usted es barón del partido. ¿Se ve de rey del mambo?

R. No. Mi meta acaba y empieza un poco antes de Miranda de Ebro. Yo estoy aquí para conseguir que en esta parte de España podamos vivir en libertad, y eso quizá no hace falta en otros lugares.

P. ¿Es de los que en un quiosco pide un mapamundi de Bilbao?

R. No me hace falta pedirlo, porque lo tengo en casa.

P. Ante el Sevilla-Athletic, Del Nido dijo que se comerían a los leones de la cabeza a la cola. ¿Usted cantó luego...?

R. Sí, en voz baja: Cómeme el rabo, Del Nido. Tengo el vídeo.

P. ¿Es un marianista de estricta observancia?

R. No especialmente. Pero me parece que Rajoy es un buen líder y que se han pasado mucho con él.

P. Tiene buena relación con Aguirre y con Gallardón. ¿Quién de los dos es más malo?

R. No soy de los que cree que son incompatibles. Más malos son quienes les rodean.

P. Y usted, ¿gavilán o paloma?

R. Gaviota del PP.

P. Dice que lo del PP son "cuatro jetas que se llevan el dinero". ¿No tira un poco por lo bajo?

R. Pues es lo que ha salido hasta el momento. Y, que yo sepa, no hay nadie condenado.

P. Le creía menos de catecismo.

R. Tengo todos los puntos de vista, porque he estudiado en el Opus y en los jesuitas. Se me ha quedado lo mejor de ambos: la habilidad de los jesuitas y las convicciones de la Obra.

P. ¿Qué tiene más: cara o cruz?

R. Parece que cara, pero tengo de cruz, porque llevo mucha cruz encima.

P. Pues cara tampoco le falta. Y tiene fama de enredador.

R. Sí, soy enredador. Y que me digan el político que no lo es. Soy enredador en lo político y sincero en las relaciones personales. La gente debe ser de fiar.

P. ¿Y a quién le gustaría meter en sus redes?

R. A la mujer de Sarkozy.

Perfil

Tiene 39 años y tres hijas, y va tan que se sale tras las elecciones que asegura que "está al caer un lehendakari del PP": obviamente, él. Le gustan el golf, el fútbol, el cine español y las nuevas tecnologías. Es madrileño, pero se acoge al "los de Bilbao nacemos donde nos da la gana". Quiere llevar alegría a la política y dice que se ha ganado "más de un cate" por decir lo que quiere sin pensar en cómo caería en la calle de Génova.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de marzo de 2009

Más información