Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El vuelco electoral | País Vasco

Benegas intentó ser 'lehendakari' en 1986, pero no lo logró

No es la primera vez que el PSE intenta gobernar en Euskadi. Hace más de 22 años, tras las elecciones de noviembre de 1986, el PSE, con Txiki Benegas al frente, intentó formar gobierno tras ganar al PNV por dos escaños. Los socialistas lograron 19 escaños; los peneuvistas, 17, aunque lograron más votos; Eusko Alkartasuna, 13; Batasuna, 13; Euskadiko Ezkerra, 9; Alianza Popular, 2, y el CDS, 1.

Txiki Benegas, candidato del PSE, intentó aprovechar la división nacionalista para gobernar, pero no lo logró: finalmente, la amplia mayoría nacionalista de aquel parlamento lo engulló. Inició las negociaciones con Euskadiko Ezkerra (que no se definía como nacionalista) y Eusko Alkartasuna con la pretensión de conformar un Gobierno tripartito de amplia mayoría. Felipe González dio el visto bueno a la operación.

Benegas se empantanó en unas conversaciones que no condujeron a ninguna parte porque el líder de Eusko Alkartasuna, Carlos Garaikoetxea, impuso dos exigencias que el PSE no estuvo dispuesto a asumir: el traspaso del régimen económico de la Seguridad Social al Gobierno vasco y la presidencia del futuro Ejecutivo con el argumento de que Euskadi tenía una amplia mayoría nacionalista.

Pasados tres meses de la celebración de las elecciones, ante la presión de sectores económicos y sociales, preocupados por la inestabilidad económica en una Euskadi convulsa, con ETA muy activa, Benegas decidió tirar la toalla.

En pocas semanas, PNV y PSE alcanzaron un acuerdo programático y conformaron un Gobierno del que saldría como lehendakari el candidato del PNV, José Antonio Ardanza, y como vicelehendakari, Ramón Jáuregui, del PSE. Benegas renunció a participar en él. Aquel gobierno inició una colaboración entre peneuvistas y socialistas que se prolongó diez años, hasta 1997.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 2009